Redacción MX Político.- ¿Y ya no habrá policía civil en México?

No. Por lo menos en los próximos seis años (2028).

Esta es la pregunta que nos hacemos los mexicanos y es la respuesta que los hechos nos han estado demostrando.

El año 2022 quedará escrito en la historia como aquel en el cual se dio fin, oficialmente, a la etapa de las policías civiles en la República Mexicana, para dar paso a las policías militares en las calles, una vez que por decreto o porque mis chicharrones truenan fueron abolidos todos los cuerpos de seguridad civil que había en la República.

En la vuelta de tuerca que se llevó a cabo recientemente, el retorno policial fue de 180 grados. Sí, hoy estamos como en el México prehispánico cuando los “Topillis” eran los vigilantes de la ciudad y detenían a los delincuentes, para presentarlos ante los “Cihacoatl”, nada más y nada menos que el juez mayor. Sí, ya había algo como un poder judicial para administrar la justicia.

¿Y por qué digo que retrocedimos hasta antes de la conquista?

Porque en aquellos tiempos era lo mismo el ejército y los policías para la vigilancia del orden y… la custodia del emperador, hoy sería la custodia de ya saben quién. ¿El miedo no anda en burros? Es pregunta.

Pero, hace siglos, de acuerdo a los historiadores, específicamente en la época colonial, fue cuando los gobernadores ordenaron que los alguaciles fueran los vigilantes, mientras los llamados “serenos” no sólo encendían faroles, sino también patrullaban los barrios.

Y hace más de 200 años, en 1826, se creó la primera policía municipal, de a pie y a caballo que llamaron “celadores”. El siguiente paso serían los batallones de policía para vigilar y para manejar el tránsito, así como también apagar los incendios.

Hoy, en México, con los drásticos cambios que se están realizando aun desconocemos cuando van a eliminar a los cuerpos de bomberos del país para que sean los militares los que se encarguen de los incendios en bosques y ciudades.

Pero volviendo al pasado, también a mediados del siglo XIX, Benito Juárez acaparó la institución policial a la que dedicó no sólo a combatir a la delincuencia, sino a la anulación de las fuerzas opositoras. Sí, como sucede hoy.

Con Juárez, “…implicó que la función esencial de la policía se transformara a un modelo policial convertido en recurso político represor de ideologías diferentes”, expone Alejandro Porte Petit González.

¿La pregunta es sí hoy, ya militarizada, se hará lo mismo?

La respuesta podría ser… A lo mejor, con tal de continuar en el poder, como dictador o mediante alguna moldeable corcholata.

Siguiendo con la historia, fue don Porfirio el creador de la “Policía Rural”.

Y si creían que las mujeres policías habían arribado en el siglo XXI, se equivocaron. Ya cumplieron cien años en sus labores de vigilancia, sólo que, en 1923, cuando empezaron (en el mandato de Álvaro Obregón), sólo se encargaban de los parques y los jardines y años después de vigilar las oficinas públicas y los laboratorios.

Pero, además, en nuestro país hubo un tiempo, 1978 por ejemplo, en que había diversos cuerpos especializados de naturaleza policiaca.

(El recuento lo realiza Alejandro Porte Petit González, maestro en derecho penal por el Instituto Nacional de Ciencias Penales).

Menciona aquellos cuerpos: Policía Judicial Federal y Local, Preventiva del Distrito Federal (incluía al Servicio Secreto), de Tránsito, de Reglamentos, Bancaria, Industrial, de la Dirección Federal de Seguridad, Forestal, de Recursos Hidráulicos, Sanitaria, Fiscal, de Gobernación, de Comunicaciones, de Tránsito Federal, de Comercio, Marítima y Territorial, de Relaciones Exteriores, Agraria, de Educación, de Ferrocarriles, del Seguro Social, Tutelar, de la Penitenciaría, Militar, del Bosque de Chapultepec, Resguardo Aduanal y Judicial, además de las policías de cada uno de los estados.

Dice también: “Para esta época la multiplicidad de policías se explica por la necesidad de vigilar el cumplimiento de las leyes y reglamentos que se expedían”.

Además, explica, existían agentes, detectives, vigilantes, inspectores y policías privados, encargados de vigilar o cuidar del exacto cumplimiento de las leyes administrativas.

Hoy, decimos nosotros, han acabado con todo y solamente quedan las agresiones, la delincuencia galopante y…las mentiras para cubrir el caos.

Ante ello, la pregunta actual es:

¿Sigue vigente en México el Sistema de Seguridad Pública, así como la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública Federal?

Lo desconocemos. Lo que sí sabemos es lo asentado en materia de seguridad desde 2018 por el actual gobierno:

“Cuando las instituciones son incapaces de utilizar adecuadamente tales potestades y herramientas y fallan en su responsabilidad de preservar la vida, la integridad y la propiedad de las personas y las poblaciones, entra en crisis su primera razón de ser, se debilita el acuerdo que articula las instituciones a la sociedad, se degrada la calidad de vida y se pone en peligro la existencia misma del Estado”.

Y esa es la disculpa. ¡La realidad es la permanencia!

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(16 , 16)