• El líder del Congreso Local quedó fuera de la lista definitiva de los siete aspirantes que integrarán la encuesta de la cual saldrá el candidato de Morena a la gubernatura; y aunque figuran en la misma personajes como el superdelegado, Abraham Mendoza y el ex verdecologista, Cuauhtémoc Ochoa, éstos últimos cargan a sus espaldas graves errores de corrupción y abusos, contrarios a los principios morenistas

Redacción MX Político.- Desaliñado, desencajado y con una furia difícil de contener cuando se paladea el amargo sabor de la derrota, el “chapulín” que en otros tiempos brincaba feliz de un cargo a otro, fue hosco y agresivo con los reporteros. Francisco Xavier Berganza se sabía fuera del juego de la sucesión; enterado de la noticia de que el Consejo Nacional de Elecciones de Morena había seleccionado siete nombres para la encuesta de donde surgirá el candidato a gobernador… él ya no figuraba.

En rigor, como fue reseñado puntualmente por “Expediente Ultra”, el ex cantante simplemente cosechó lo sembrado en muchos meses: intrigas, enredos, desvergüenzas… Berganza se dedicó a contaminar el proceso interno del partido, al grado que generó fuerte molestia en la cúpula nacional, principalmente en la Secretaria General, Citlalli Hernández y en el ex secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

En combinación con Andrés Caballero, presidente del Consejo Estatal de Morena, quien a la vez es suplente del ex cantante a la curul del Congreso local, Berganza armó un “plan ranchero” para empujar la decisión final en su favor.

Por eso, precisamente, Caballero citó a conferencia de prensa para “aclarar” situaciones, ya que desde el día cinco al caer la noche, “Expediente Ultra” y otro medio estatal, habían difundido la especie —no confirmada oficialmente, pero de fuente sólida— de que Francisco Xavier Berganza, en esta ocasión, no tendría una tercera candidatura a gobernador.

Caballero (el “aviador” en la SEP con 160 mil trimestrales), intentó desvirtuar las versiones periodísticas y arremetió contra los medios. Pero pocas horas después metió la cola entre las patas, porque oficialmente, el CNE le “cantó las golondrinas” al cantante.

El comunicado oficial de la coalición de Morena-PT-PVEM-NA de anoche, 7 de diciembre, seleccionó entre los 52 registrados originalmente, a los siguientes aspirantes:

Lisset Marcelino, María Mercedes González, Simey Olvera, Abraham Mendoza Zenteno, Cuauhtémoc Ochoa, Julio Menchaca y Navor Rojas.

Los “momios” apuntan ahora a personajes que se han mantenido en los linderos marcados por los estatutos de Morena, mientras los que se “movieron como los pesados”, han perdido mucho terreno. Tal es el caso del prepotente “superdelegado” Mendoza Zenteno que, como se recordará, ni siquiera tuvo acceso a la gira presidencial de Tula por el desaseado manejo de los apoyos a los miles de damnificados en las inundaciones; a Cuauhtémoc Ochoa le persigue la firma que estampó como consejero de Pemex para la compra fraudulenta de Agronitrogenados y todo indica que se despeja el panorama para otros aspirantes como el senador Menchaca.

Todo parece indicar que la razón y el sentido común de cuidar la imagen y principios de Morena, serán los elementos que definirán a su cercano candidato. Loable para sus bases y simpatizantes que esta vez a los chapulines no les alcanzó el brinco.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(41 , 1)