Redacción MX Político.- En la política, hay especialidades. Para ocupar, por ejemplo, el cargo secretario de Salud, se debe ser México, aunque se vuelva invisible a la hora de atender sus responsabilidades. Y si se trata de conducir Comunicaciones y Transportes, el título de ingeniero es requisito -aunque en ocasiones pesa más la amistad presidencial- y si quiere ser director de Pemex basta con un documento que acredite ser ingeniero agrónomo.

Llegar a la Secretaría de Hacienda es asunto serio. Muchos son los requisitos que se deben cumplir para ocupar el cargo. Saber de economía, tener maestría, haber estado en cargos inferiores, pero dentro del sector financiero, contar con experiencia reconocida y, fundamentalmente, dedicarse de lleno al manejo de las finanzas públicas.

No se entiende, por ello, que el saliente secretario Arturo Herrera Gutiérrez, propuesto para dirigir el Banco de México, dedique sus últimas horas al frente de la dependencia a “supervisar obras”.

Es licenciado y tiene maestría, le falta el doctorado en economía. No se encuentra en su currículum actividad alguna como ingeniero supervisor de obras.

Sin embargo, este viernes estuvo en Chihuahua y acompañado del gobernador Javier Corral realizó un recorrido para supervisar las obras de modernización y rehabilitación del

Parque Central, recorrerán la construcción del BRT II -la ruta troncal- y el avance de la biblioteca del Norte de México, que se construye en el antiguo correo.

De acuerdo con la información publicada por El Heraldo de Juárez, el secretario de hacienda declaró que esa sería la última gira que realizaría con su actual cargo.

La justificación de la visita fue que Hacienda participa con recursos federales en las tres obras.

Hasta ahora no se sabía que un jefe de las finanzas públicas federales actuara en fusión de inspector de obras. Solamente en el gabinete del presidente López se registran este tipo de actividades.

Si el secretario de Hacienda acude a las reuniones del FMI, del BM, del BIRF de la Reserva Federal de EU, del G-20 cuando se aborden temas financieros, entre otros organismos globales, es su responsabilidad. Es su área de confort y natural.

Supervisar obras no es su papel. Si lo que buscaba era saber si los fondos federales se aplican correctamente, solicita a los secretarios de Finanzas y Obras de la Entidad el informe correspondiente y si no se apega a la realidad envía a uno de sus subsecretarios o directores generales. No es su responsabilidad saber de concreto, varillas, cálculos estructurales.

En Ciudad Juárez dijo: “Nos da mucho gusto estar aquí, es una visita muy significativa para mí, esta va a ser mi última gira como secretario de Hacienda y Crédito Público, vine hace unos meses donde terminamos de acordar algunas obras, las del BRT donde estamos poniendo poco más de 400 millones de pesos, tenemos una participación significativa”.

¿Y?

Hay que preguntarle qué conclusiones sacó de su visita y que no sea una charada.

Mala despedida del cargo. A lo mejor en el Banco de México dedica su tiempo a revisar si los dólares que compra la institución fueron impresos en United States Mint (US Mint) o Fábrica de Moneda de Estados Unidos o qué materiales se usaron para su construcción, en lugar de vigilar la estabilidad económica y regular la inflación.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(11 , 1)