Redacción MX Político.- Desesperado por justificar la intermitente crítica de Cicuta, el todavía director de Inspección y Verificación de Tijuana Adolfo García Dworak se revuelve de coraje y recurre al putrefacto intento de desprestigiar al escribiente.

Y es que este funcionario es incapaz de desmentir los desaseados métodos que utiliza para retacarse los bolsillos y entregarle 300 mil dólares mensuales a su jefe el secretario general de gobierno Jorge Salazar Miramontes.

¡Don Adolfo está extremadamente desprestigiado, aunque es tan generoso que quiere repartir su nauseabundés!

Sépase que, al ser cuestionado sobre las corruptelas denunciadas por Cicuta, este personaje minimiza las críticas al afirmar que el columnista “le manda la columna antes de publicarla”.

¡No tuviera tanta suerte!

Este señor debe saber que Cicuta no acostumbra “filtrar” lo que publicará y mucho menos le mandaría un mensaje para avisarle que se revelarán sus cochinadas.

Adolfo García debe saber que Cicuta no ha tenido oportunidad de referir las prácticas que realiza durante los jolgorios que acostumbra y la identidad de sus invitados.

Tampoco ha revelado los nombres y cargos de los personajes encargados de la recolección de las cuotas y no ha referido cuántos carritos de hot dogs tiene y dónde funcionan.

Tan corrupto sujeto intenta quitarse las costras de mugre al buscar desprestigiar a Cicuta.

¿Que el escribiente le manda la columna antes de subirla a esta plataforma digital?

Don Mugrolfo quisiera tener esa suerte.

Ah

Por cierto, un personaje que tampoco es capaz de esconder la mugre soltó la lengua al asegurar que el secretario general de gobierno Jorge Salazar Miramontes giró la orden de desplegar una campaña negra sobre Cicuta.

El director de Comunicación Social del gobierno de Tijuana Miguel Ángel Torres Ponce debe saber que algún personaje con sucia reputación desliza que es responsable de promover los deseos de Salazar.

Pirotecnia

El lunes pasado Cicuta refirió que los vendedores furtivos de pirotecnia ahora utilizan camiones para comercializar los “cuetes”, lo que puede considerarse puestos móviles.

Derivado de esta denuncia vecinos de Urbi-villa del Prado II revelaron que ese camión estuvo estacionado todo diciembre en el mercado sobre ruedas de la calle Volcanes.

Quienes tripulan ese camión se hartaron de vender pirotecnia y las patrullas prendían los códigos más para cuidarlos que para amedrentarlos.

Que poca sensibilidad de la autoridad local.

Mientras el ejército anda en otros encargos, el gobierno de Tijuana se hincha los bolsillos, aunque ponga en riesgo a los ciudadanos y de paso violan la ley. Qué poca.

Monse, Jorgito y Adolfito, muy bien gracias.

Marinos

Ácidas críticas han recibido aquellos que han tronado contra la nueva responsabilidad que tendrán las fuerzas armadas del país.

Resulta que a mediados de este año la Secretaría de Marina comenzará a prestar el servicio de “taxi acuático” en lugar de atender los problemas de inseguridad.

Esta Secretaría solicitó el año pasado un presupuesto de 550 millones de pesos para la adquisición de 3 embarcaciones que utilizarán para trasladar a los turistas que paguen por conocer las llamadas Islas Marías (que antes cumplieron la función de prisión).

La semana pasada un columnista del diario Reforma refirió que los marinos dejarán de lado su función para desempeñarse como taxistas.

Además, refiere que el monto de la inversión pudo ser cubierta por alguna empresa especializada en servicios turísticos y no se vale que se comisione a los marinos si hay muchas empresas que lo harían muy bien.

Positivo

Qué bueno que nuestros hermanos mexicanos que residen y trabajan en Estados Unidos destacan de forma importantísima en la economía de este país.

La propia autoridad mexicana destaca que el año pasado las remesas que recibió México superaron los 51 mil millones de dólares.

Más allá de los motivos que los empujaron a salir del país, la economía de México se sostiene gracias al esfuerzo de nuestros paisanos.

Cicuta news.com

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(15 , 2)