EL CASTILLO
Redacción MX Político.- Dos noticias sacudieran la mañana del primer día hábil de la semana: corren a la directora del Metro, a Florencia Serranía y lo hacen como los de antes, como siempre, sin exigirle entregue cuentas tanto económicas como sobre su responsabilidad en lo ocurrido en la Línea 12 del Metro. La otra, el aumento del 7 por ciento en el registro de feminicidos, independientemente de la escalofriante cifra de jovencitas menores de 17 años desaparecidas. A lo anterior se suma lo reportado en torno a las acciones de la delincuencia organizada. Por si fuera poco, 18 ciudades mexicanas están incluidas en la lista de las 50 metrópolis mas inseguras del mundo, encabezando semejante relación la otrora pacifica y cajetera Celaya en Guanajuato.

La estrategia de “abrazos, no balazos”, la cual en la práctica significa “dejar hacer, dejar pasar” a cambio, visto está, de apoyo en los procesos comiciales federales y locales, para mantener el poder, trajo como resultado inmediato el incremento de la violencia. Con un gobierno concentrado en movimientos en su cúpula para el manejo de los programas sociales de alta rentabilidad electoral, en la última semana se registraron 5 masacres con un saldo de 57 muertes en Tamaulipas, Tabasco, Guanajuato y Zacatecas. La conducta y actitud manifiesta del presidente de no perseguir a los capos criminales y no usar al Ejército contra ellos, en la realidad se ha convertido en un semáforo verde para los capos, quienes “hacen lo que quieren”, y han logrado colocarse como los principales productores de opio en el mundo, junto con Afganistán y Myanmar, de acuerdo a un informe de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito.

Como si legalizar el uso lúdico de la mariguana fuese más importante que los temas pendientes, en la Suprema Corte de Justicia ya quedó debidamente autorizado pueda el pueblo bueno, noble y hambriento, andar bien “pacheco” sin ser detenido. Ya veremos como panorama próximo deambular por calles y avenidas, manejando vehículos de todas marcas y modelos y tirados sobre las banquetas a quienes, se diría en el pasado, son los jóvenes sobre quienes descansa el futuro. Después del golpe algo intentarán para salvar el nombre, porque esta autorización ni soñando terminará con los cárteles y la violencia desatada.

La SCJN dio este visto bueno no recibido aún por, por ejemplo, los súper delegados impuestos en la entidades del país, lo que hace su función totalmente ilegal y de negárseles la autorización de operar, pueden estar sujetos a juicios por aprobaciones y utilización de recursos realizada. Y lo peor es que la permisividad y la pasividad del gobierno federal, de la Corte, de los legisladores actuales, seguirán el resto del sexenio y la ciudadanía continuará pagando las consecuencias en carne propia, con sangre y desplazamientos poblacionales, como hasta el momento ha sucedido con total impunidad. La Fiscalía General de la República y la Unidad de Inteligencia Financiera sólo criminalizan, persiguen y encarcelan a los “adversarios” del régimen. Como consecuencia de esta situación, México sigue descendiendo en los indicadores internacionales: en el Índice de Estados Frágiles 2021, elaborado por el Fondo para la Paz, la organización no gubernamental con sede en Washington, enfocada en la emisión de alertas tempranas para la prevención de conflictos mundiales, ubicó a nuestro país en el lugar número 90 de una lista de 179 naciones, con una calificación similar a la de naciones como Sudáfrica o Ucrania.

México resintió una baja en “cohesión política”, es decir en cuanto amenazas a la seguridad pública como bombardeos, ataques y muertes relacionadas con enfrentamientos o movimientos separatistas. Por donde se le vea cada vez se pone peor el presente y sin remedio… sin siquiera medicinas prometidas a los niños y adultos con cáncer. ¡Vaya semanita que nos espera!

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(9 , 1)