Redacción MX Político.- Despertar del letargo en que ha vivido durante dos años y cinco meses, produjo una hecatombe que muestra los dientes de la venganza y la utilización de las instituciones de manera facciosa.

La Fiscalía Especial para Delitos Electorales a cargo de José Ortiz Pinchetti, disparó un misil y le pego a dos blancos: Adrián de la Garza y Samuel García, candidatos del PRI-PRD y MC al gobierno de Nuevo León.

Sin denuncia personal, pero “con muchas de ciudadanos”, la FEPADE recibió la orden: investiguen a los candidatos. Y obediente como mascota adiestrada, la Fiscalía General de la República dio a conocer el inicio de la investigación en contra de los políticos que han desplazado a la aspirante de Morena, Clara Luz Flores.

Y, cómo no, el presidente López apoyó, sin reserva alguna, la investigación y haciendo caso omiso a las instrucciones del INE, primero, y del TRIFE, después, lanzó sus bolas de humo para sostenerse en su dicho: “No podemos ser cómplices del fraude”.

Con la verdad, su verdad, ante los micrófonos del templo de la sabiduría, la inteligencia, la honestidad, señaló: “Yo apoyo esa decisión de la fiscalía. Aquí lo denuncié, porque es un delito electoral. Un candidato repartiendo tarjetas, valiéndose de la necesidad del pueblo. Una compra de voto encubierta y descarada. Que investigue la fiscalía y se aplique la ley. Es delito grave el fraude electoral”.

El galimatías de la mañanera: o es una compra de voto encubierta o descarada. Si es la primera parte, no es descarada y si es la segunda no es encubierta.

En su conferencia también admitió su injerencia en el proceso electoral. “¿Cómo no voy a tener qué ver? Claro que sí. Si aquí lo di a conocer y lo estoy diciendo: no podemos ser cómplices del fraude”.

Como remate de torero que camina por la arena y da la vuelta con los trofeos cortados a los candidatos, el señor López expuso: “En la democracia es el pueblo el que manda, no un solo hombre ni un grupo de hombres”.

Y yo pregunto: ¿es en serio?… ¿de verdad no manada un solo hombre en su gobernó?… Se entiende que no haya grupo que le corrija la plaza y por tanto es innecesario mencionarlo.

La elección de 2021 se ha enlodado desde Palacio Nacional… se ha teñido de rojo por la sangre de los más de 73 candidatos asesinados… se ha roto el equilibrio y difamado a los órganos electorales. No parecen los comicios que realiza una nación democrática, federal y laica. Los hechos me hacen remontar el tiempo y recordar cómo se llegó a llamar a los países durante las supuestas elecciones que realizaban: BANANEROS.

Suponía y creo que equivocadamente si me atengo a las palabras presidenciales, que desde el “fraude” de 1988 México inició la construcción de un andamiaje electoral robusto y sólido. Los hechos actuales me indican todo lo contrario.

Hay una razón de peso: el presidente sabe que no ganarán sus candidatos a legisladores federales y ya no tendrá mayoría en la Cámara de Diputados. Sabe también que de las 15 gubernaturas en juego pocas se vestirán de guinda. Y no se hable de presidencias municipales y congresos locales.

Entonces, viene la irritación de un “solo hombre” que controla en buena parte el aparato político-electoral. Sale a la luz, porque su popularidad va a la baja -aunque le muestren otras encuestas patito- y conoce el efecto que surtirá su ausencia en las boletas.

Por lo pronto, la FEPADE despertó y anuncia que abrirá bien los ojos para que el sueño no la vuelva a vencer.

Ello comprueba que no nació en Tabasco sino en Jalisco, en donde cuando pierde, arrebata.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(4 , 1)