Redacción MX Político.- En México quien se burla de un presidente autoritario no se salva y por eso Emilio Lozoya desde anoche le hace compañía a Javier Duarte y a Juan Collado en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.

De aquella noche en el restaurante Hunan en donde compartió con amigos el pato laqueado y los buenos vinos, al Reclusorio Norte hay una enorme distancia. Con su frivolidad el ex director de Pemex puso en ridículo al gobierno de la 4T y su combate a la corrupción.

Andrés Manuel López Obrador se puso furioso, se le retorcieron las tripas, cuando se enteró que la periodista Lourdes Mendoza tomó una foto en del el lujoso restaurante de Las Lomas y que de inmediato se hizo trending topic en las redes sociales.

No hay enemigo pequeño y la columnista del Financiero vio la oportunidad de vengarse y llegó al restaurante de comida oriental con el celular listo para imprimir las gráficas que le dieron la puntilla a quien aseguró que le dio un costoso regalo para desacreditarla.

El presidente le ordenó de inmediato al “autónomo” Fiscal General de la República, acelerar todo el proceso para sujetar a Lozoya a prisión preventiva, la FGR además le agregó otros cargos como no tener voluntad para enmendar el daño causado a la empresa petrolera nacional. Ofreció dos casas.

Hace unas semanas la periodista Carmen Aristegui entrevistó en su programa matutino al abogado Javier Coello Trejo quien encabezó la defensa del consentido de la administración de Enrique Peña Nieto y el autollamado Fiscal de Hierro, le dijo a Aristegui que le aclaró a su cliente que para acusar había que probar y que Lozoya nunca les dio esas pruebas, porque no las tenía.
La defensa del ex titular de Pemex había conseguido que se le otorgara el “criterio de oportunidad” por su disposición a entregar las pruebas de los corruptos de la administración pasada, lo que le permitió estar cómodamente en su residencia en Huixquilucan. Pero las pruebas nunca las entregó y ahora tendrá que pasar la noche buena y el año nuevo en un frío reclusorio acompañado de ex funcionarios, abogados y miembros de la delincuencia organizada. Todo por pasarse de vivo.


Markito Cortés, Alito Moreno, ellos son los dirigentes de los dos partidos políticos mejor posicionados después de Morena en el partido en el poder, chiquitos como son no se puede hablar que encabecen la oposición política que se requiere en los actuales momentos por los que pasa el país. En mi columna del jueves pasado, apunte que Morena arrasaría en las elecciones para gobernador del próximo año, que solamente el PAN tenía segura la gubernatura de Aguascalientes, pero una cosa es que lo diga yo y otra que Markito tire la toalla antes de que le asesten el primer golpe. Eso ni los rivales del “Canelo”. Tal como lo señalé en este espacio, Morena se lleva cinco de los seis estados en disputa y así lo reconoce el dirigentito del panito. Y de Alito ni hablar hizo una gran alharaca con la negativa del Consejo Político Nacional a la solicitud de licencia del exgobernador de Sinaloa a quien no le dejaron otra salida que renunciar al partido porque no va a rechazar la oferta del presidente Andrés Manuel López Obrador de ser el embajador de México en España con sede en Madrid.

circuitocerrado@hotmail.com
HctorMoctezuma1

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(11 , 11)