Redacción MXPolítico.- La ciencia ficción ha sido sin duda fuente de inspiración para científicos y empresarios de todos los tiempos, quien puede negar que Julio Verne dio una idea muy anticipada de lo que podrían ser las cápsulas espaciales décadas antes de la primera verdadera misión al espacio y qué decir de las misiones imaginarias o armamentos que por años nos han presentado en películas mismos que al cabo del tiempo se van convirtiendo en realidad. La semana pasada nos encontramos dos de esos ejemplos. Uno pude ser crucial para el turismo de exploración y otro para salvar la vida del planeta.

Desde cooperación internacional para la defensa del planeta hasta la visita al Titanic.

En 1998 la película “Armagedón” protagonizada por Bruce Willis y otros muy buenos actores nos recordaba la posibilidad de que un meteorito gigante pusiera en riesgo la vida en el planeta Tierra. Si a usted le gusta el genero de ciencia ficción con algo de melodrama es definitivamente un film recomendado que además estaba acompañado de la canción “I don´t want to miss a thing” interpretada por Aerosmith.

El costo de la película y de su promoción fue de algo así como $200 millones de dólares lo que en la actualidad podría ser cercano a los $300 millones. 

En agosto del 2018 la agencia espacial de los EEUU –NASA- autorizó la fase final del proyecto “DART” -iniciales de Double Asteroid Redirection Test-, por sus siglas en ingles.  Después de 3 años de planeación, el pasado jueves el sub contratista privado Space X, lanzó al espacio el primer equipo del sistema de Defensa Planetario que tardará 10 meses en llegar a su objetivo. 

El Cohete de la empresa Space X lanzó un satélite proyectil llamado DART y un mini satélite “testigo” llamado LICIACube. Ambos equipos viajarán por el espacio hasta que en Septiembre-Oct del 2022 el DART con tecnología de Inteligencia artificial se impactará en un contra de uno de los dos asteroides del sistema Didymos. 

El asteroide principal es un poco menor a un kilómetro de diámetro -780 Metros- y tiene un mini satélite de menos de 160 metros de diámetro que orbita a su alrededor como una pequeña luneta llamada Dimorphos, del tamaño de la Gran pirámide de Egipto. 

La misión coordinada por la NASA a través del Sistema de Defensa Planetario para está misión cuenta con el apoyo de las Agencias Espaciales de Europa, de Italia y de Japón además de los científicos externos de Space X y del laboratorio de física aplicada de la John  Hopkins University. 

El DART viajará hasta encontrar al primer asteroide al que impactará de manera diagonal a una velocidad de 6.6 metros por segundo o 23,600 kilómetros por hora. El impacto deberá mover al primer asteroide y provocar que contraiga su órbita en un par de metros lo que servirá para medir y hacer proyecciones para casos de mayor envergadura.

Es decir que el impacto en Dimorphos servirá para medir la reacción de un asteroide o meteoro al ser realmente impactado. El DART no lleva cargas explosivas, es sólo un choque del satélite kamikaze que por medio de la sinergia, de la velocidad y de la masa de los objetos creará una reacción en la velocidad y amplitud de la orbita de la luneta.

“…DART es un aspecto del trabajo de la NASA para preparar a la tierra en caso de que en algún momento debamos enfrentar un riesgo real. Nuestro objetivo es detectar e interceptar cualquier posible impacto con años o décadas de anticipación, esa capacidad ya la tenemos con equipos tipo el DART y la tecnología existente…” dijo el Dr. Lindley Johnson Oficial del Sistema de Defensa Planetario de la NASA.

LICIACUBE LOS OJOS DE LA HUMANIDAD A TRAVÉS DE ITALIA. 

Mientras que el DART será el vehículo que se impacte en contra de Dimorphos, el LICIACube fabricado y operado por la Agencia Espacial de Italia -ASI-, será el mini satélite de in metro y medio tamaño que filme la misión y a la luneta los 10 días siguientes al impacto, con esto se podrá evaluar la efectividad de los cálculos y expectativas iniciales.  

Mientras que la película de ciencia ficción de Bruce Willis costó casi $300 millones allá en el 1998, el proyecto DART costará $330 millones de dólares para practicar un tiro al blanco y poder evaluar los efectos de un pequeño “empujón” espacial para tratar de evitar lo que al parecer sucedió hace varios millones de años cuando un Asteroide de unos seis kilómetros de largo impactó la península de Yucatán y acabó con los Dinosaurios.

Esperemos que todo salga bien y que la misión sea un éxito, no vaya a suceder que nos informen que el experimento salió mal y que en lugar de jugar con la luneta ahora debemos enfrentar al asteroide por un desafortunado accidente. 

El Didymos da una vuelta al sol cada dos años y su luna tarda menos de 11 horas en dar la vuelta al asteroide principal. El objetivo es reducir el tiempo de la vuelta de Dimorphos en una hora. El impacto sucederá cuando el sistema esté a menos de 7 millones de kilómetros de la tierra.

DE LA PANTALLA GRANDE AL FONDO DEL OCÉANO

Ya que estamos en esto de la ciencia ficción hecha realidad, podemos ir ahorrando para nuestra visita al Titanic. En fecha reciente se hizo público que una empresa de viajes estará ofreciendo visitas guiadas para explorar los restos del que se decía era un barco inhundible. Todo por la módica cantidad de $260 mil dólares por persona, es decir que con mil viajeros podemos pagar el proyecto del DART. 

Desde el 14 de abril de 1912 el súper barco se convirtió en una leyenda y en 1985 fue reencontrado. Ahora a 37 años de su reencuentro y a 110 años de su accidente usted y yo podemos visitar el lugar del naufragio con los servicios de la compañía Ocean Gate y pagar el Titanic Survey Expedition -un nombre largo-.

Pero esto no es aún un viaje relajado con servicio VIP, no señor usted debe aplicar y certificarse como parte del equipo que opera la expedición y el submarino que los llevará al fondo del mar. “Ocean Gate´s Titanic Survey Expedition, está enfocada en darle a los entusiastas del Titanic una interacción significativa y personal con el naufragio y el equipo de apoyo tratará apoyarle para alcanzar esa meta” dice el comunicado de la compañía.

El barco se encuentra a más de 4 mil metros de profundidad y en él habitan decenas de especies marinas algunas auto-luminosas. Como sabemos en el barco fallecieron 2,200 pasajeros y 1,500 tripulantes.

Cada viaje será para 60 pasajeros aventureros y saldrá de Puerto San John en la provincia de Newfoundland Canadá –un antiguo asentamiento vikingo- de donde se navegará por unos 500 kilómetros hasta el lugar del hundimiento que esta situado directamente al sur de esa isla del sureste canadiense y prácticamente en la frontera de las aguas territoriales de los EEUU. Los $260 mil dólares no incluyen el pasaje de avión por lo que debe sumar otros cuantos miles. 

Pero apresúrese si es que quiere conocer el Titanic, porque de acuerdo a los científicos involucrados, las bacterias naturales del mar estarán consumiendo el total del metal del barco a más tardar en 30 años, de hecho hace 10 años se realizó el último viaje patrocinado por un empresario de Texas y en los videos ya no se ven cubiertas que en 1985 fueron filmadas por el grupo de entusiastas que descubrieron al gigante en el fondo del mar al noreste de nueva escocia.

Por lo pronto habría que saber si en el submarino o en el asteroide nos piden sana distancia o de menos contar con el pasaporte de la tercera dosis de la vacuna vs Covid19, ahora que parece que regresaremos a los encierros por la nueva variante Omicrón.

_

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(6 , 1)