EL CASTILLO

Redacción MX Político.- Al estar escuchando la información de cada día, lejos de acercarse una sensación de progreso, de seguridad, de avance, de dejar atrás la orfandad gubernamental, este sentimiento se convierte en todo lo contrario y si se es mujer, es mayor la incertidumbre, se aleja la certeza de, al igual que sucede con el sexo masculino, se requiere tener muchas conexiones, ser “cuata” de políticos, de grillos, de guarros o de lo contrario todo puede suceder. A simple vista tenemos la radical actuación en contra de una youtuber a quien acusan de muchos delitos, los cuales van siendo referidos de manera diferente conforme avanzan las horas. ¿Cuánto tiempo tienen las denuncias en su contra como para enviar a todo un regimiento para su detención inmediata? Porque al diputado abusador, el poblano señalado hasta por cuatro jóvenes de abuso sexual, anda libre, por las calles, cobrando sus dietas y otras prebendas como si nunca hubiese cometido tan deleznables actos. Sobre la joven con miles de seguidores en las redes toda la rudeza, contra el legislador violado la libertad y una defensa como la hecha por su homólogo Ignacio Mier, quien sostuvo: “los hechos se registraron fuera de su horario como diputado”.

Sobre la lideresa de ambulantes Guillermina Rico, se sabe ya se encuentra en el Penal de Santa Marta al igual que su hija, se les acusa de extorsión, de obtención de recursos a base de extorsión y no tardan en agregar la defraudación fiscal. Sin embargo a la ex directora del Metro, Florencia Serranía, cuya incapacidad e irresponsabilidad fueron parte medular del colapso de la Línea 12 del Metro, de quien ya se ubicó la gran riqueza acumulada haciendo uso de sus relaciones y cercanía con el tabasqueño, obteniendo contratos supermillonarios con los cuales pudo adquirir una mansión de más de 25 millones de pesos, se le tendió alfombra roja a su salida del sistema de transporte, no ha recibido sino una gran protección de esferas superiores, tanto de la Claudia Sheinbaum como del propio presidente. Desde la década de los 80, Rico comenzó a trabajar en la unidad de los ambulantes del centro capitalino, lo cual la hizo atractiva en las jornadas electorales. Su demarcación para operar siempre fue la Cuauhtémoc y con la derrota de Morena y su competencia directa, la también lideresa de otra sección de vendedores, María Dolores Padierna, sembró ese ánimo de venganza enraizado en los morenistas.

Sobre la Rosario Robles, quien fue levantando con sus acciones iras y rencores de yasbenquien caen más señalamientos sobre su participación directa en la célebre Estafa Maestra, pero no se ha levantado un solo dedo para investigar el manejo económico de Irma Eréndira Sandoval en la Secretaría de la Función Pública, como tampoco se ha hecho lo conducente en el caso de quienes han abandonado cargos públicos después de recibir una buena carga de denuncias. Se recordará que ya veían venir la derrota en la alcaldía Cuauhtémoc. Iniciaron una cacería en contra de la dirigencia del PRI capitalina, contra quien fuera su presidente y la secretaria general, ambos prófugos en estos momentos.

Y no se trata de exonerar a unos al ser comparados con las acciones emprendidas por otros. Se trata de evitar sean hechos de venganza los que lleven a quienes infringen la ley o abusan del poder frente a las autoridades judiciales. La comparación entre unos y otros no debiera existir si no se contemplaran tan claras diferencias entre el trato brindado a quienes pertenecen a la familia con poder en el presente y los considerados enemigos y no adversarios en las luchas electorales en donde, los conteos, debieran dejar cualquier sentimiento personal fuera del revanchismo practicado con urnas cerradas y derrotas comprobadas.

El colmo sería ver encarcelados a los médicos capaces de elevar la voz para advertir el daño provocado a quienes padecen cáncer al serles cancelados sus tratamientos. Porque, visto está, todo aquello capaz de exhibir los errores garrafales de la 4T, lo que provoca el rechazo de los ciudadanos, son motivo de una aplicación de la ley con o sin pruebas, con o sin delitos comprobados y así, incrementan temores y miedo con la intentona de paralizar a líderes, pero también a ciudadanos. Ahora que, si de estar perplejos se trata, el décimo informe rendido por el tabasqueño, nos dejó quietos… por un rato.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(9 , 1)