Redacción MX Político.- Harto atarantado anda el actual secretario del trabajo en Baja California Alejandro Arregui Ibarra, pues con tal de “muestrearse” no se detiene a cerciorarse al lanzar acusaciones.

Es increíble que Arregui no confirme los datos que le dio la semana pasada a la gobernadora, sobre un supuesto mal manejo de recursos de su antecesor Sergio Moctezuma (hoy diputado local de MORENA).

Es innegable que Alejandro Arregui orina fuera de la bacinica sin que alguien sea capaz de inyectarle un poco de sensatez.

Ariel Lizárraga Montero, el culpable de enquistar a Arregui en el gabinete de la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda, debería asesorar a un ser que requiere domesticación.

Sépase que Arregui y Lizárraga son casi casi concubinos a pesar que tienen pasado priista y panista respectivamente.

Hace un par de meses Cicuta refirió que Arregui pisaba terreno minado al desafiar al ex gobernador Jaime Bonilla Valdez.

El hecho de incorporarse al gabinete de Marina del Pilar y sugerirle despedazar a su antecesor, se traduce en un riesgo mayúsculo.

Bonilla conoce el expediente que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) tiene abierto contra Alejandro Arregui.

Este último “llevaba negocios” a David Pérez Tejada, quien por un tiempo despachó como administrador de la Aduana Marítima en Ensenada Baja California.

La UIF tiene claro que el gobierno de Estados Unidos pidió la remoción de Pérez Tejada y —claro— a Arregui le dio chorro.

Cuenta la leyenda que Arregui “arreglaba” cualquier asunto que se refiriera al ingreso de mercancía por esa aduana.

Aunque en toda circunstancia Pérez Tejada mandaba a Arregui para no dar la cara, se sabía responsable de la entrada de la mercancía ilegal.

Recientemente Pérez Tejada conoció que la Fiscalía General de la República (FGR) le pisaba los talones y alertó a Alejandro Arregui a tomar sus precauciones.

Sin embargo, lejos de manejar un bajo perfil este señor acusó que su antecesor en la Secretaría del Trabajo malversó dinero público, aunque nunca tomó en cuenta que las fechas no coincidían.

En otras palabras, Sergio Moctezuma ya no era el secretario al momento de la eventual malversación de recursos.

Tanta torpeza acumulada en un personaje puede resultar en una acción impronosticable.

Tan atarantado es Arregui que no repara en que Moctezuma es gente de Jaime Bonilla, aunque por lo visto su asesor, promotor y concubino Ariel Lizárraga se dedica a recortarle la barba cariñosamente.

Positivo

Qué bueno que muchos habitantes del Estado de Nayarit que poseen vehículos irregulares podrán regularizarlos pronto.

El compromiso lo hizo el martes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Habrá que decir que muchos de esos autos ya ni siquiera sirven: la corrosión se acabó aquellos autos que esperaron mucho tiempo.

Y más sus dueños.

Cicuta News.com
Cicuta.com.mx

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

image.png

(16 , 2)