Redacción MXPolítico.-Un día como hoy, pero de hace 100 años, se fundó el partido comunista chino, y a finales del año pasado el pueblo chino logró eliminar la pobreza extrema en su país. Me parece que esos dos hechos fundamentales no afectan solo a esa gran nación, sino también al mundo entero.

En su número de la semana pasada, la revista británica The Economist dedica varios artículos a los 100 años de existencia del partido, y como siempre, con la deriva que ya es muy conocida, menciona que el secreto de su longevidad se debe a “la crueldad, agilidad ideológica y crecimiento económico” lo que le ha permitido estar en el poder tantos años. En lo personal, me parece que hay más hechos comprobables del por qué de su triunfo gobernando, hasta ahora.

En 1921, China contaba con alrededor de 400 millones de habitantes, en su mayoría pobres, con hambrunas periódicas que mataban a miles y que poco le importaban al gobierno británico que dominaba el país, ya que la mayoría vivían en el campo. Según menciona en la revista el historiador japonés, Ishikawa Yoshihiro, el partido se fundó con 50 miembros y al día de hoy cuenta con 10 millones de afiliados.

De aquella época hasta la actualidad, el partido ha sabido pasar de Mao Tse-Tung, a Deng Xiaoping, a Hu Jintao y ahora Xi Yinping, tío Xi, como se le conoce popularmente. Han pasado de una defensa absoluta del método comunista a una sociedad que permite los negocios privados y el enriquecimiento de varios de sus miembros, siempre bajo la tutela y el control del partido. A esto se debe quizás el éxito que tienen, como se demuestra, por un lado, con la cantidad creciente de millonarios y, por el otro, con la eliminación de la pobreza extrema.

Hace 10 años, el gobierno chino se autoimpuso la meta de la eliminación de la pobreza extrema para enero de este año, sin embargo, lo consiguieron en diciembre de 2020. Se dice fácil, pero no hay país en el mundo que haya logrado pasar de 100 millones de habitantes en esa situación a cero. Determinaron la línea de pobreza en menos de un dólar al día, misma que muchos consideran muy baja, tomando en cuenta que el Banco Mundial la ha definido en 1.90 dólares al día.

Ahora, el nuevo objetivo del gobierno chino es generar “una sociedad moderadamente próspera” y a esa meta se destinarán esfuerzos y, sobre todo, recursos económicos crecientes, algo que, entre otras cosas, ha logrado evitar que la epidemia de Covid-19 afectara a la población en general y sobre todo a la de menos recursos.

Para el gobierno chino, la educación juega un papel fundamental en la erradicación de la pobreza, y para ello se han fijado como objetivo primordial el que los jóvenes de las familias pobres no pasen hambre. Según los datos oficiales, 40 millones de niños reciben una alimentación completa en la escuela, lo que también ha contribuido a que los padres mejoren sus ingresos familiares.

Sin duda, lo que han logrado el pueblo chino y sus distintos dirigentes en estos 100 años de vida del partido comunista es de destacarse; y también de tomar aquellos ejemplos de acciones que pueden ser adaptadas a las realidades nacionales, como es el caso de la eliminación de la pobreza extrema. Por supuesto, aquí no tenemos un partido único y una dirección gubernamental férrea; tampoco tenemos planes de largo plazo, cuando mucho de seis años, y no siempre se cumplen los objetivos en los temas del combate a la pobreza y la corrupción.

Lo que es un hecho es que para poder reducir sensiblemente la pobreza y, sobre todo, la extrema, se necesita un plan de largo plazo que rebase el término político sexenal, que solo se le hagan las modificaciones necesarias para avanzar y que cuente permanentemente con recursos suficientes y crecientes, lo cual nunca ha sido el caso en los diversos programas de combate a la pobreza de los diferentes gobiernos, incluyendo el actual. 

Autor: Enrique Del Val

___

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(9 , 1)