• El alcalde Ajacuba no ha podido sustanciar gastos en su Cuenta Pública 2021, la cual ni siquiera ha sido aprobada por su Cabildo; preocupado por no ir a prisión por presuntos malos manejos, Leopoldo Basurto sigue fingiendo estar tanto del lado del PRI como de Morena, alardeando tener línea directa con el gobernador electo, aunque paradójicamente puede ser una de las primeras piezas de caza de la lucha contra la corrupción anunciada por Julio Menchaca

Redacción MX Político.- Uno de los alcaldes de Hidalgo destinado a ser paradigma de la corrupción que combatirá sin miramientos Julio Menchaca Salazar en su gobierno, es sin temor a equivocarnos el edil de Ajacuba, Leopoldo Basurto Acosta, quien se encuentra en la mira de la Auditoria Superior del Estado (ASEH), por no haber sustanciado su Cuenta Pública 2021, misma que carece de la aprobación de su cabildo.

Con el “número de auditoría ASEH/DGFSM/005/AJA/2021 y con el oficio: ASEH/DAS/DGFSM/1795/2022”, bajo el rubro: “Asunto: Requerimiento de información y/o documentación”, con fecha del 13 de junio del 2022, expediente al que tuvo acceso Expediente Ultra, se explica el por qué, Basurto Acosta ha venido jugando a dos bandas desde hace tiempo con el fin de engañar tanto a la gente de Morena como del PRI, éste último, partido por el que llegó a la Presidencia Municipal de Ajacuba.

Pero su ambivalente intento de quedar bien con Dios y con el Diablo, le puede resultar contraproducente. Y no es que este candidato a indiciado sea tonto, más bien, se pasa de listo. Lea usted:

En las pasadas elecciones de delegados al Consejo Nacional de Morena, el renegado priísta se involucró en un delito electoral en su afán por apoyar a su Director Jurídico del municipio, Efrén Eduardo Olguín, quien publicitó en sus redes sociales su intención por contender en el pasado proceso interno: “¡Sigamos impulsando la transformación ¡Candidato a Congresista Nacional”.

Basurto quiere impulsar a Olguín como su sucesor para que le tape todas sus irregularidades financieras, por lo que no escatimó recursos y apoyos a su delfín, al grado de obligar a más 50 empleados del ayuntamiento, tanto de primer nivel como empleados de base, a ir a votar a Mixquiahuala en apoyo a su Director Jurídico. El hecho constituye un grave delito electoral pues nadie puede obligar a un empleado de un municipio a ir a votar contra su voluntad.

Pero a Leopoldo Basurto le urge que en Morena lo volteen a ver y sepan que a pesar de ser un alcalde priísta, los está apoyando con todo. Pero no es difícil descubrir el doble juego que se trae entre manos desde hace tiempo. Le explico:

Mientras en el PRI lo tienen por un aliado y elemento confiable pues en las pasadas elecciones a gobernador, Julio Menchaca perdió en Ajacuba ante la alianza PRI, PAN y PRD, lo que lo posicionó a los ojos del dirigente estatal del tricolor, Julio Valera y la diputada local por el VII Distrito con cabecera en Actopan, Erika Rodríguez; del lado de Morena, Basurto asegura que está con un pie fuera del tricolor y dispuesto a apoyar a éste partido para que gane en su municipio, una vez que concluya su gestión y hasta alardea de tener un contacto directo con el gobernador electo, Julio Menchaca.

En síntesis, gracias a este juego perverso, asegura que “nadie me bajará de la presidencia (municipal), pues cuento con el apoyo de los diputados priístas Julio Valera y Erika Rodríguez y hasta del nuevo gobernador”.

El asunto de fondo de pasarse de listo, no es precisamente sobrevivir políticamente en el largo plazo, sino evitar la cárcel en el corto, dado el irregular manejo de los fondos públicos en su gestión

En el documento de la ASEH se establece sobre los presuntos malos manejos de Basurto: “De los siguientes apartados se solicita la documentación comprobatoria y justificativa de los puntos mencionados y/o movimientos señalados:

*1211 Honorarios asimilables a salarios $56,000.00

*1220 Sueldos base al personal eventual $180,500.00

*2460 Material eléctrico y electrónico $241,046.40

  • Servicios de apoyo administrativo, traducción, fotocopiado e impresión $33,060.00
  • 5910 software $83,520.00
  • Gastos a comprobar: $108,760.51
  • Material eléctrico y electrónico $75,152.23
  • 4410 Ayudas sociales a personas. $351,340.02
  • 5150 Equipo de cómputo y de tecnologías de la información. $106,648.00
  • 5190 Otros mobiliarios y equipos de administración. $35,000.01
  • 5630 Maquinaria y equipo de construcción $962,855.00
  • 5910 Software $52,500
  • 3820 Gastos de orden social y cultural. $152,948.32
  • 1520 Indemnizaciones $1,152,177.00
  • 2710 Vestuario y uniformes $108,900.01
  • 2710 Vehículos y equipo terrestre $116,000.00
  • 5650 Equipo de comunicación y telecomunicaciones $62,599.98
  • 5410 Vehículos y equipo terrestre. $977,047.10
  • 2540 Materiales, accesorios y suministros médicos $48, 057.63
  • 2710 Vestuario y uniformes $47,999.98
  • 3550 Reparación y mantenimiento de equipo transporte. $200,800.00
  • 2480 Materiales complementarios $58,919.00
  • 2910 Herramientas menores $40,000.00

Los anteriores, gastos no comprobados ante el órgano fiscalizador que ascienden a más de 5 millones de pesos.

Hasta el día de hoy, el chapucero edil no ha podido responder a todas estas observaciones que le ha solicitado la ASEH, en donde al calce del documento se lee: “Este documento forma parte de un expediente clasificado como reservado”. Por eso para Basurto Acosta es asunto de sobrevivencia el quedar bien con el PRI y con Morena.

Pero como en la vida todo tiene sus asegunes, el asunto es que Basurto puede terminar atrapado en la red de sus propias artimañas y terminar siendo una de las principales piezas de caza en la lucha contra la corrupción que iniciará en breve el gobernador electo.

Veamos algunos de los mensajes plasmados por Julio Menchaca, en su página oficial, donde delinea la ruta para acabar con las prevaricaciones y tranzas en Hidalgo:

“Construiremos un gobierno donde no hay espacio para la corrupción, por eso pedimos cuentas claras, transparentes y a la vista del pueblo.”

“ La transparencia es nuestro compromiso y la honestidad nuestra carta ganadora. Pidamos cuentas claras y una transición limpia.”

“La honestidad y transparencia será fundamental para construir el gobierno que el pueblo se merece.”

Y ni para dónde pueda hacerse Leopoldo Basurto una vez que los documentos de las auditorías de la ASEH estén en manos de los nuevos funcionarios, incluido el nuevo gobernador.

En el análisis de los aspectos general, el órgano de fiscalización menciona que durante la entrega de los trimestres del ejercicio 2021, se pudo observar que la información aportada por el municipio de Ajacuba no era consistente, generando multas en tal sentido.

Además de que se visualiza con sus estados financieros que no arrastran saldos de ejercicios anteriores; de igual forma, las partidas genéricas que ellos registran en el estado de movimientos bancarios “no corresponden al Analítico Mensual de Egresos Pagados por Fuente de Financiamiento al 31/dic/2021”.

También, dentro de estos aspectos generales, la ASEH detectó que su administración ni siquiera ha pagado la luz.

En el informe se detalla:

“CFE: Oficio con fecha 12 de agosto 2021

Zona de Tula ha presentado problemática con los adeudos a cargo de municipio de Ajacuba

De conformidad con el oficio número de fecha 12 de agosto 2021 emitido por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el municipio de Ajacuba presenta adeudos por $4,625,356.25

Se requiere que el grupo de ejecución en campo, verifique si tiene registrado su respectiva obligación o de lo contrario aplicar las técnicas de confirmación (entrevista), con el tesorero y contador general”.

Es fácil intuir que por sus tranzas y excesos, Basurto Acosta no solo corre el riesgo de que la CFE le baje el swicht; también el corte de “energía” puede venir tanto del PRI como de Morena, al enterarse del engaño a que los ha sometido en todo este tiempo. Un corto circuito del que difícilmente podrá reponerse este alcalde que apunta a ser de los primeros en caer en la lucha contra la corrupción que se avecina.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(29 , 29)