EL CASTILLO

Redacción MX Político.- Los sondeos electorales en el país siguen registrando caídas en la popularidad del presidente López Obrador. En las últimas semanas perdió 4 puntos la aprobación de su gestión, arrastrada por la evaluación de la ciudadanía en materia de corrupción en la administración federal, la cual dio un salto en las percepciones negativas de 46 a 59 por ciento. La evaluación del manejo de la economía y la seguridad pública también registraron movimientos en sentido negativo. Mientras la militarización del país avanza y los Estados Unidos aprovecharán para sacar raja de la situación del país en elT-MEC, los yerros siguen acumulandose y sumando puntos adversos a unos días de las elecciones intermedias.

Las encuestas de opinión reflejan es la inseguridad pública el principal problema del país, y todo indica el menos atendido tanto en el gobierno federal como en los de las entidades de la República; la siguen la economía, la cual no logra salir del terreno negativo a pesar de los presuntos avances registrados por los tecnócratas de AMLO en el Inegi, y los de las consultorías privadas y los bancos extranjeros. El coronavirus, con la apertura de actividades en diversas entidades del país, incluyendo la Ciudad de México, en donde están en semáforo amarillo, ya pasó al tercer lugar en la preocupación ciudadana. Con la consigna “muérase quien debe morirse” los chilangos regresan poco a poco a las actividades económicas y productivas “normales”. Lo mismo sucede en el interior del país en el marco de la elección intermedia, la cual se acerca a la fecha fatídica, de ahí la urgencia de AMLO, Morena y sus aliados de dar una imagen de normalidad antes de que la ciudadanía deposite su voto. Esa etapa será la del ¡cumplimos! Y habrá quien se los crea.

La “honestidad” de López ya es cuestionada por un número mayor de mexicanos. La opinión favorable en torno a este atributo bajó entre marzo y abril, de 51 a 44 por ciento, el nivel más bajo hasta ahora en este indicador. La percepción de liderazgo también registró una caída de 45 a 41 por ciento, mientras la capacidad para dar resultados descendió de 37 a 35 por ciento. A sólo unas semanas de las elecciones intermedias, el 42 por ciento de los ciudadanos percibe el país va por mal camino, mientras sólo el 27 por ciento considera se transita por buen rumbo. Resalta el rubro de la aprobación del trabajo realizado en la Cámara de Diputados, la cual será renovada casi en su totalidad –habrá reelectos- en la jornada del 6 de junio. Más de la mitad de la población lo desaprueba -el 53 por ciento-, y sólo un tercio de los ciudadanos da su aprobación o sea, el 34 por ciento, por lo que la renovación de la conformación de las curules en el Palacio de San Lázaro presentará muchos cambios.

Es casi seguro AMLO, Morena y sus aliados no tendrán el control absoluto del cual gozan en este momento. En el mejor escenario retendrían una mayoría relativa, pero perderán la absoluta. Por esta razón habrán de negociar con el resto de las fuerzas políticas casi todo, desde el presupuesto hasta la reformas constitucionales y estructurales y leyes diversas que hasta ahora han pasado sin cambios, tanto en la Cámara baja como en el Senado de la República. Otro rubro a destacar en los sondeos electorales es la percepción ciudadana en torno a los incrementos en las tarifas de gas y electricidad, así como los precios de las gasolinas; el 82 y el 84 por ciento de los ciudadanos consultados dijo sentirse insatisfecho. El Inegi califica el alza en los combustibles como la mayor desde 1997. Este es el estado de ánimo de la población en todo el país respecto al presidente y su gobierno, a sólo unas semanas de los comicios más grandes celebrados en territorio nacional.

Por cierto, los sondeos en relación a estas elecciones auguran Morena ya perdió las gubernaturas de los estados de Querétaro, Chihuahua, Baja California Sur, Campeche, Nuevo León y San Luis Potosí. Y a menos se presente un milagro, también perderá Guerrero, aún con la “Torita” hija de Salgado Macedonio como candidata, y hasta Michoacán, a pesar del relevo de candidato morenista.¿Por eso tanta rabia y el enfoque hacia los candidatos con los cuales pierden morenistas sin importar se incurra en violaciones a las leyes y se incumpla un disque pacto con gobernadores?

— –
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(9 , 5)