Redacción MX Político.- Se calienta el ambiente por los afanes sucesorios en las dos entidades donde habrá elecciones en 2023, cuando falta un año para la próxima justa constitucional.

En Coahuila, por ejemplo, empieza a manejarse el tema sucesorio; allá también habrá renovación de Congreso en el 2023.

Y aquí surge el tema neurálgico del presente trabajo, el tema que trasciende, que es el hecho de que en el estado de Coahuila, tanto Morena como la Alianza Opositora, han decidido lanzar candidatos varones y, consecuentemente, en el Estado de México habrá candidatas mujeres, atendiendo las disposiciones del INE en los términos de lo que mandata el criterio denominado como paridad de género. Por el lado del PRI, el abanderado será el secretario de Inclusión y Desarrollo Social y exalcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, gente muy cercana al Gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, con cuyo equipo de operadores políticos logró ganar todas las diputaciones locales de Coahuila en la elección pasada.

Se da como un hecho entonces, que por el lado de Morena, quien será el abanderado a la gubernatura en Coahuila, será el subsecretario de Seguridad federal, Ricardo Mejía Berdeja, oriundo de Torreón y avecindado en esa misma comarca lagunera.

Mejía Berdeja ha sido diputado local por el PRI y diputado federal por Movimiento Ciudadano; ya después se pasó a Morena.

Porta el gen priísta, pues tiene sus orígenes en la vida pública en el tricolor; se le recuerda en sus años mozos, encabezando el movimiento ‘Mexico Nuevo’, durante la dirigencia de Humberto Roque Villanueva, tambien coahuilense y lagunero, quien presidió el CEN del PRI con Ernesto Zedillo y después de haber sido líder de la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados.

Se sabe que Mejía Berdeja, quien también fue subsecretario de Gobierno con el gobernador priísta Enrique Martínez y Martínez, presentará su renuncia en los próximos días y que se convertirá en el Delegado Federal para los Programas del Bienestar en el Estado de Coahuila, comúnmente conocido el cargo como el ‘Súperdelegado’, lo cual le permitirá consolidar el arraigo en todo el estado.

Así las cosas, en el Estado de México, tanto Morena como el PRI y la Alianza, lanzarán candidatas mujeres. Se quedarán en el camino con sus legítimas aspiraciones de convertirse por el PRI en gobernador el estado: Ernesto Némer, quien renunció recientemente a la Secretaría General de Gobierno; también Ricardo Aguilar, actual secretario de Organización del CEN del PRI y un hombre de grandes merecimientos como atributos para gobernar su entidad.

Además de Carlos Iriarte, quien también es miembro del CEN del PRI, en su calidad de secretario de Acción Electoral y que fue líder de la fracción mexiquense priísta, en sustitución de César Camacho, en la Sexagésima tercera (63) Legislatura.

Por tanto, en el Edomex la nominación priísta a la gubernatura, recaerá en una de dos mujeres por demás respetables y preparadas para semejante misión: Ana Lilia Herrera Anzaldo, quien ha sido Directora de Comunicación Social del Estado de México, Secretaria Técnica del Consejo Estatal de Población, Presidenta Municipal de Metepec, secretaria de Educación y secretaria de Desarrollo Social del Estado de México; senadora, diputada local y federal, de quien se dice tiene los méritos suficientes para ser la primera gobernadora de la entidad mexiquense, además de presumir que no ha perdido ni una de las elecciones donde contendió… Como los grandes campeones de boxeo en la época cuando este deporte no se mercantilizaba tanto y era un espectáculo de verdad: Ana Lilia “tiene un récord perfecto, de invicta… y no se le ve ni una sola cortadita en el rostro”.

Ana Lilia Herera avanza. Ya declaró formalmente su aspiración y está convocando al candidato de Movimiento Ciudadano (MC), que muy probablemente sea Juan Zepeda, a unirse a su campaña.

Lo cual le dará un ‘plus’ a la Alianza en caso de que Juan Zepeda, el oriundo de Netzahualcóyotl entienda que ya son muchos esos tres intentos en los que fue derrotado en el pasado reciente y muy pírricos los números obtenidos en sus recientes campañas, ya que es senador de primera minoría y acaba de perder la alcaldía de Cd. Neza. Y es que a veces cediendo se gana. Vale más un buen arreglo que una mala competencia. Tendrán la última palabra el propio Zepeda y el líder nacional del Movimiento Ciudadano, senador Dante Delgado Rannauro.

Y el otro es el caso de Alejandra del Moral, quien ha sido diputada local, Presidenta Municipal de Cuautitlán, diputada federal, directora general del Bansefi a nivel nacional (en el gobierno de EPN, dada su cercanía con el entonces titular de Hacienda, Luis Videgaray), secretaria del Trabajo estatal, Presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI en el Edomex (en dos ocasiones), secretaria de Desarrollo Social del Gobierno del Estado. Y también recientemente ‘destapada’ en busca de la candidatura.

Finalmente, los momios en la contienda mexiquense están inclinados a favor de Ana Lilia Herrera, tanto en la elección interna como en la constitucional.

Una encuesta muy reciente del periódico El Financiero, asociado con Bloomberg, que resulta por demás elocuente, hace aparecer a Herrera Anzaldo como la candidata más rentable del Estado de México: Aparece como la preferida por los ciudadanos encuestados para encabezar en el Estado de México la candidatura a gobernadora, con el 37 por ciento de las preferencias, contra el 23 por ciento de Alejandra del Moral.

Por lo que se espera el respaldo del CEN del PRI y del Gobernador Alfredo Del Mazo, en los términos en los que la legalidad lo permita; así como de los exgobernadores activos, políticamente, como lo son Arturo Montiel Rojas, Eruviel Ávila, Emilio Chuayffet y César Camacho Quiroz.

Objetivamente sea dicho; en el caso de Alejandra del Moral, el apoyo se ciñe al original respaldo del Gobernador Del Mazo Maza.

Se prevé que en donde se asientan la reserva moral ganadora y la memoria histórica del PRI, en el Estado de México, se impongan la madurez, el equilibrio y el criterio de ‘rentabilidad política’, con base en los tangibles merecimientos y señales de crecimiento de cada una de las aspirantes a la nominación priísta y aliancista.

Donde ha quedado claro que -acaso por la edad- y seguramente por el desempeño en los diferentes cargos ostentados, el merecimiento mayor para ser la abanderada priísta en esta campaña, debe recaer indudablemente en la diputada Ana Lilia Herrera, sin descalificar con esto las legítimas aspiraciones de Alejandra del Moral, quien tiene la edad y todos los atributos para ser en otro momento posterior, la candidata del PRI por ese estado de la República.

Así entonces, se percibe que las cosas no están tan perdidas para el PRI en el Estado de México como dicen los morenistas, pues tienen reales posibilidades de defender el estado en 2023, que es ciertamente, la joya del corona rumbo al 2024.

Con todo y el aparato federal dispersando recursos y con la atinada manipulación presidencial y las conferencias mañaneras, el PRI mantiene una oferta digna y atractiva en lo humano; y preparada en el plano de la experiencia gubernativa y legislativa.

Con una propuesta sensata y sobre todo, posible… fácilmente estarán peleando ‘como felinos boca arriba’ el teritorio mexiquense.

Y es que hay un par de circunstancias que, de suyo, le reforzarían esa ventaja al PRI en la próxima contienda en el Edomex, donde competirán féminas por el máximo cargo de la entidad.

La candidata favorita del presidente López Obrador y por su partido, Morena, que es la actual secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, en su hipotético segundo intento por la silla grande del Palacio de Gobierno de Toluca, afronta una penosa circunstancia que ha encendido los ‘focos rojos’ en la sede de la dirigencia nacional de Morena, que es el Palacio Nacional:

Ha trascendido extraoficialmente -aunque de muy buenas fuentes- que a la profesora Delfina Gómez le ha sido detectado otro tumor cancerígeno maligno en uno de sus senos; que la primera ocasión le fue extraído ya un tumor con relativo éxito pero sin practicarse procedimiento recomendado de ‘mastectomía’, es decir, la extirpación de tejido colindante con el tumor para evitar que cunda el proceso catabólico. Muchas veces implica la extirpación de buena parte de un seno completo, situación que no autorizó la profesora Delfina en su anterior encuentro con el maligno padecimiento y con el cirujano.

Sin que se confirme la especie y rogando a Dios porque sea atendida con prontitud y éxito la titular de la SEP federal, eso podría complicar los planes electorales en la ya avanzada precampaña por la entidad más poblada del país.

De igual forma, el antecedente judicial, sancionado por un tribunal constitucional (TEPJF), sobre el escabroso asunto de la sustracción del 10 por ciento del salario nominal de cientos de trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco que élla misma presidía, para formar un fondo de apoyo a las campañas de Morena, son un ‘pesado lastre’ para el debate político en cualquier campaña… donde por las dimensiones del cargo, las candidatas se van ‘a tirar con todo’.

Hay quienes manejan con insistencia y convicción, la existencia de un Plan B en Morena del Estado de México, para la próxima contienda electoral.

Se llama Mariela Gutiérrez Escalante y es hoy por hoy, ‘la revelación política’ de Morena. Es la alcaldesa mejor calificada del Estado de México, que materialmente ‘paró bronca’ en el municipio que gobierna por segundo período, llamado Tecámac… a donde llegó depurando el cuerpo policial preventivo hasta en un 30%, dadas las evidencias de contubernio con los grupos delincuenciales, deporte muy practicado durante los cuatro períodos de gobierno de su antecesor Aarón Urbina Bedolla, quien se disfrazó de militante de cuatro partidos diferentes con tal de seguir gobernando esa demarcación… y no perder privilegios.

Al carácter y carisma de Gutiérrez Escalante, hay que sumar su vocación por el diálogo y la política incluyente. Que además tiene discurso y magnetismo.

De ahí que empiece a cobrar sentido la posibilidad muy latente de que la candidatura a la gubernatura del Edomex por Morena, en caso de que la profesora Delfina no pueda asumir el compromiso, recaiga en la persona de Mariela Gutiérrez Escalante, alcaldesa de Tecámac, municipio que alberga -ni más ni menos- al Aeropuerto Internacional ‘Felipe Ángeles‘; cuya situación representa -según su propia visión- más que un reto o problema, una gran oportunidad para atraer inversión para su municipio y elevar el nivel de vida de la población de su demarcación.

Esperemos noticias, a ver qué dicen el PRI, la Alianza y el Movimiento Ciudadano… y por supuesto, a ver qué decide Morena sobre el particular.

Autor: Héctor Calderón Hallal

E-Mail: hchallal99@gmail.com; @pequenialdo

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(44 , 44)