Redacción MXPolítico.-El perro lloró por sus yerros, el ganso lo hace por sus hijos, pero no por los cientos de miles de muertos generados por sus erróneas políticas públicas en materia de seguridad y salud, por el contrario, endurece sus posiciones, cae en excesos, violenta la ley y con ello crea el repudio social que genera una real oposición que le cobrará factura en las urnas.

Y no es que la oposición tradicional haga su tarea y aproveche los errores presidenciales, pues cual rémoras sólo se pelean por la carroña y son incapaces de construir un proyecto, plantear una opción a la ciudadanía. Pero igual ocurrió con el mesías tropical a quien muchos no le creían, pero vieron en él una opción contra la corrupción y excesos destilados por antecesores.

Lo dicho, lo mismo que cuando enfrentó a Vicente Fox, la chachalaca tabasqueña se hunde solito llevado por sus vísceras, rencores y revanchas, esta vez contra un periodista a quien exhibe ilegalmente y amenaza incluso a su familia con hacer públicos sus bienes y de ser posible, utilizar a sus jueces de horca y cuchillo representados por la UIF de Pablo Gómez y la FGR propiedad de Alejandro Gertz Manero para perseguirlo penalmente y encarcelarlo.

Y a punto de las lágrimas (de cocodrilo) defiende lo indefendible, lo probado, los hechos que desmienten sus homilías palaciegas de austeridad y contra corrupción. Lo hace por los lujos excesivos “inexplicables” de sus hijos, toma siquiera pausa por los niños que mueren por falta de medicamentos, gracias a su mezquindad.

No se le quiebra la voz cuando se acusa de negligencia a su gobierno por la muerte de 600 mil mexicanos por Covid-19, por las secuelas que deja la enfermedad en millones, ni tampoco por los 107 mil asesinados, entre ellos, los 23 de ayer en Michoacán y los cinco jóvenes estudiantes zacatecanos sustraídos de una discoteca y hallados embolsados dentro de su propio vehículo.

Menos derramaría una lágrima por los muertos de la línea 12 del Metro cuya vida se negoció por dinero con el empresario favorito de la 4T. Se enterró con dinero la responsabilidad penal de los “amigos”. Tampoco se le quebraría la voz por los 50 reporteros asesinados durante su administración, incluyendo a quien en Palacio Nacional le pidió protección.

Ni qué decir de las 11 mujeres que son asesinadas cada 24 horas, donde al menos una de las víctimas es niña. Claro, el patriarca cuatrotero dirá que se trata de un “compló” contra su proyecto de destrucción de instituciones y empobrecimiento del país.

Se olvida en el discurso la corrupción que a diario brota en todas las áreas de su gobierno y que involucra a su familia, es tanta que ni siquiera en los medios afines a la 4T como la Jornada pueden dejar de publicarla, como la de Segalmex, creada en este sexenio y donde todos sus funcionario se salpican con la opacidad de contratos, los robos descarados y lo poco que ayudan a campesinos de básicos donde de 2.1 millones de pequeños productores de maíz, sólo se benefició a 51 mil y de las 23 millones de toneladas de las cosechas, sólo se adquirieron 700 mil toneladas.

Brota tanta corrupción que Segalmex ya se convirtió en obstáculo para el abasto nacional de básicos por los excesos en robos y desvíos, tantos, que existen 20 denuncias en la Fiscalía General de la República, más los cientos radicados en la secretaría de la Función Pública y las inconsistencias encontradas por la Auditoría Superior de la Federación.

En este espacio se ha dado cuenta de otros ejemplos sobre todo por la entrega de contratos sin licitación, en la opacidad por casi 400 mil millones de pesos durante 2021 lo mismo en el IMSS que en proyectos como el Banco del Bienestar o los 700 contabilizados a la Secretaría de la Defensa Nacional, donde muchos de ellos se otorgaron a empresas fantasma, de lo cual, de acuerdo con las mismas palabras del profeta, él debe estar enterado.

La mayoría de esos contratos opacos, fueron con presupuesto del capricho presidencial, el aeropuerto de Santa Lucía, donde por cierto a pocos días de su inauguración con sólo ocho vuelos, no se cuenta con la certificación de la Organización Internacional de Aviación Civil, ni mucho menos con los equipos para el reordenamiento del Espacio Aéreo Metropolitano, cuyo costo será de cuatro mil 100 millones de pesos, sin comisión de por medio.

Pero, en fin, como ya apuntamos, entre más se mueve el caudillo de Tepetitán surgen más mentiras, corruptelas y contradicciones que le generan desprestigio y muestran su rostro autoritario. No se da cuenta que él mismo cava la tumba de su fallido proyecto y la crisis más profunda de que tengamos los mexicanos de hoy. Esa crisis ni Fox la tuvo.

Claro, falta mucho para elecciones federales, pero la vacuna anti ganso, será de resultados irreversibles, a pesar de la pésima oposición política.

_

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(26 , 1)