Redacción MX Político.- Día de los Fieles Difuntos, con la calaca de plácemes; fecha en que los recuerdos de los que ya se fueron retornan en lágrimas, risas, alegría, tristezas, afectos, cariños, sentidas amistades y toda una serie de emociones que nos envuelven anualmente y en equipo.

Pero hay miles de mexicanos, si no es que millones, que desde hace veinte años o más no encuentran a sus muertos.

Ya lo hemos dicho y lo repetimos, en cada fosa clandestina que hay en nuestro país yace algún mexicano (víctima, delincuente, miembro de la inteligencia de la Marina, la Defensa o la policía) muerto con balas de ametralladoras calibre 7.62 milímetros, explosivos B-4, cohetes antitanque M72 y AT-4, lanza cohetes RPG-7, lanzagranadas MGL calibre 37 milímetros, granadas de 37 y 40 milímetros, además de fusiles Barret calibre .50, así como proyectiles con tiro nocturno y expansivos, y armas con capacidad para disparar municiones calibre 5.7 x 28 llamadas también “mata policías”.

No es todo, porque también se ubican restos de quienes recibieron tiros con fusiles AK-47, rifles Bushmaster, AR-15, M16 y M4, o bien con pistolas 9 milímetros, granadas, y demás armas prohibidas.

Y todo indica que el final de estos asesinatos aun está lejano. En estos últimos meses del año 2021, es aterrador el constante hallazgo de cementerios clandestinos, más bien tiraderos de cadáveres, en montañas, predios, desiertos de prácticamente todas las entidades de la República.

Las cifras oficiales que emite la Secretaría de Gobernación, vía el subsecretario Alejandro Encinas, así lo indican. Por ejemplo, durante el primer semestre de 2021, se registró una tendencia a la baja en el hallazgo de fosas clandestinas respecto al mismo periodo de los años anteriores: 408 en 2019; 297 en 2020 y 174 en 2021, así como en los cuerpos recuperados en 2020 que fueron 461, en 2019, sumaron 607 y en 2021, llegaron a 393.

Los municipios que hasta entonces concentraban el mayor número de cuerpos en el periodo de diciembre de 2018 a junio de 2021, fueron encontrados en los estados de Jalisco, Colima, Sinaloa, Guanajuato y Sonora.

Es evidente que aun no se iniciaba la búsqueda en las entidades de Michoacán y Guerrero, en las cuales durante el actual sexenio se han registrado masacres constantes, sobre todo en la Tierra Caliente que abarca ambas entidades.

Por otra parte, un ejemplo de que la búsqueda de los desaparecidos se lleva a cabo lo mismo en las montañas que en los ríos, presas, mares y desiertos es lo sucedido en La Bartolina, Matamoros, Tamaulipas, ya que desde el año 2017 fue encontrado un sitio de cremación clandestina de grandes dimensiones. Desde entonces se han recuperado, al menos, 500 kg de restos óseos calcinados.

La Secretaría de Gobernación ha informado que en este año, de marzo y junio de 2021, se han llevado a cabo tres exhumaciones con enfoque masivo, en los panteones municipales número 1 y 2 de Torreón, así como en el Panteón Francisco I. Madero en Matamoros. En los mismos se exhumaron 264, en el primero, 148 en el segundo y 13 cuerpos en el tercero.

Actualmente los crímenes y desapariciones en el país están al alza. Por ello los investigadores de nuestra realidad de la agrupación Causa en Común, encontraron como parte del estudio “Galería del horror: atrocidades registradas en medios periodísticos”, que, de enero a mayo de 2021, se han cometido en el país, por lo menos 2,712 hechos de extrema violencia que pueden ser clasificados como atrocidades. Para efectos del estudio, se define “atrocidad” como el uso intencional de la fuerza física para causar muerte, laceración o maltrato extremo; para causar la muerte de un alto número de personas; para causar la muerte de personas vulnerables o de interés político, y/o para provocar terror.

Y la agrupación menciona las entidades donde el horror ha hecho su nido que se observa en las fosas clandestinas: (509 casos), de los cuales 133 son en Jalisco; descuartizamiento o destrucción de cadáveres (343), donde Guanajuato lidera con 73 casos; calcinamiento de cuerpos (248), donde Guanajuato acumula 29 casos; masacres (239), donde Guanajuato suma 37 casos; y asesinato de mujeres con crueldad extrema (235), con Jalisco (27) y Puebla (24) registrando el mayor número.

Y como faltan los que se hayan acumulado a lo largo de varios años y sobre todo en el actual sexenio, miles de mexicanos lloran a sus muertos sin saber dónde quedaron los restos.

De ese tamaño es el Dia de los Santos Difuntos en México.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(5 , 1)