El presidente del Consejo Estatal de Morena debe explicar a la sociedad hidalguense el por qué a pesar de ostentar un cargo de representación popular y cobrar como funcionario partidista, no solicitó licencia a sus dos plazas magisteriales y sigue devengando salarios de manera ilegal; el egresado del Mexe opera a favor de la candidatura del líder del Congreso Local a la gubernatura 

del Estado y ya hasta intenta imponer línea a la dirigente local de su partido, Sandra Ordóñez

 

Redacción MXPolítico.- Ante la cercana designación del candidato de Morena a la gubernatura de Hidalgo, el grupo de apoyo al actual coordinador de la LXV Legislatura del Congreso Local, Francisco Xavier Berganza, encabezado por su suplente, Andrés Caballero Zerón, presidente del Consejo Estatal del partido guinda, deberá comenzar a maquilar su doble lenguaje para que sus contradicciones ideológicas y políticas no terminen por atraparlos en su propia telaraña de opacidad y corrupciones.

Una investigación realizada por Expediente Ultra, pone al descubierto que Caballero Zerón y otros miembros del PANAL en el Congreso y algunas alcaldías, vienen cobrando por plazas magisteriales a las que por ley deben solicitar permiso, sin derecho a sueldo, al ejercer cargos legislativos y partidistas. 

Este tráfico de influencias está siendo permitido por el líder de la Cámara Local, Francisco Xavier Berganza, que debería predicar con el ejemplo denunciando tal deshonestidad de sus apoyadores políticos como es el caso de su suplente y la diputada, María Adelaida Muñoz Jumilla, lo mismo que la líder de Nueva Alianza en la entidad, Diana Aguirre Romero, con quien su operador no prevé rompimiento alguno rumbo a las elecciones del 2022.

En recientes declaraciones a los medios, el egresado del Mexe, dijo que el próximo gobernador “debe garantizar honestidad y transparencia”. Pero Andrés Caballero no es quizá el morenista más idóneo para hablar de estos temas cuando lejos de tramitar su licencia como director de primaria en la Jefatura de Sector de Educación Primaria General Número 7, en donde cobra más de 160 mil pesos de forma trimestral —por cada una de las dos plazas que ostenta bajo las claves presupuestales 078612E022100.0131498 / $100,740.52 y por la 071251E022100.0003495 / $61,765.17, suma tales ingresos— guarda silencio y aprovecha su influencia como operador político y suplente de Francisco Xavier Berganza

El Reglamento de la Condiciones Generales de Trabajo de Personal de la Secretaría de Educación Pública, establece con exactitud en su Capítulo X, artículo 51, en relación a las licencias, que “las licencias sin goce de sueldo se concederán en los siguientes casos:

I.- Para el desempeño de puestos de confianza, cargos de elección popular, comisiones oficiales federales y comisiones sindicales.

Es claro que al arribar a un cargo de elección popular, el ex alumno del Mexe debió solicitar su licencia, como también debió enterar a las autoridades educativas del sueldo que cobra en su calidad de Presidente del Consejo Estatal de Morena y por el cual devenga un salario mensual neto de 31 mil 284 pesos con 22 centavos, de acuerdo a informes de transparencia.

CABALLERO, MILITANTE Y RESIDENTE EN JALISCO

En el portal de rendición de cuenta de Morena, reza la leyenda: “De acuerdo al artículo 70 del estatuto del partido el dinero recibido por los dirigentes no es considerado como salario”, pero trátese de contrato de servicios profesionales u otra figura laboral, el caso es que el operador político del líder del Congreso Local, debería informar a la sociedad hidalguense sobre estas evidentes irregularidades al cobrar por dos plazas magisteriales sin trabajar.

Los más de 85 mil pesos mensuales que Caballero Zerón devenga al mes por su cargo partidista y sus “aviadurías” como profesor, deben ser aclaradas por el diputado suplente y por el propio Francisco Xavier Berganza.

Además, hay otro dato que no pasa inadvertido en los registros de la militancia partidista del originario de Actopan y fundador de Morena en Hidalgo que se dice más que político, “un luchador social”. Según el padrón de afiliados de este partido, el legislador suplente aparece dentro del catálogo de militantes del estado de Jalisco, manifestando su residencia en esa entidad y no en Hidalgo.

Ni para los medios ni la clase política ha pasado inadvertida la inusual actividad del operador del líder camaral y precandidato al gobierno del Estado. El protagonismo de Andrés Caballero es tal que ha tratado de marcar línea a la propia líder estatal de Morena, Sandra Ordóñez Pérez, a la que ha conminado a acatar los lineamientos del Comité Ejecutivo Nacional de su partido (CEN), para que el proceso de selección del próximo abanderado sea a través de una encuesta. “Ella está en coincidencia con el CEN”, ha señalado.

Además, ha marcado los tiempos al agregar que será a finales de año cuando éste método se aplique. “El candidato saldrá de una encuesta imparcial, externa y profesional”. Y de paso ha descartado a los medios un rompimiento entre Morena y el PANAL por el asunto de los ajustes dado de última hora en el reparto de plurinominales en el Congreso Local, adelantando que en el 2022 se repetirá la alianza de su partido con aliados como el PT, Nueva Alianza y el Partido Verde.

INTRANSPARENCIA DE LOS ALIADOS DE BERGANZA

Y en efecto, todo apunta a que el diputado Berganza ya sumó a su futurismo al PANALH, pues así como ha ocultado a la opinión pública hidalguense las plazas que viene cobrando de manera indebida Caballero Zerón, también se ha hecho mutis con la plaza que la diputada de éste partido, María Adelaida Muñóz Jumilla, sigue cobrando en la Jefatura de Sector de Educación Primaria General Número 25, con la clave 078612E020500.0130046.

De paso, cabe mencionar que dentro de estas irregularidades también se encuentra la dirigente estatal de Nueva Alianza, Diana Aguirre Romero, quien ostenta dos plazas en la Jefatura del Sector Educativo Primaria General Número 27; la 078612E028100.0132503 y la 078612E028100.0136908. De la profesora Diana no fue posible saber cuánto cobra como Secretaria General del PANAL. En la actualización de información de la Coordinación Ejecutiva Estatal de Finanzas de éste partido en el estado, aparece la leyenda: “No se ha realizado ninguna dictaminación a los estados financieros del partido local Nueva Alianza Hidalgo”.

Pero la opacidad del PANALH, aliado del líder del Congreso rumbo al 2022, en cuanto a los asuntos de plazas por las que cobran sus profesores metidos a la política, también alcanza a municipios como el de Huehuetla, donde tres de los miembros del cuerpo edilicio afines a este partido están en las mismas circunstancias que los diputados locales ya comentados.

El regidor de dicha alcaldía, Edgar Felipe Modesto cobra en dos plazas, la 078629E148900.0130802 y la 078629E148300.0130403, la síndico María Félix Montes Santos, lo hace en la plaza 078629E1481 y el también regidor, Marcelino Romero Lazcano, hace lo propio en la 078629E148300.0130579.

No hay que olvidar que Francisco Xavier Berganza fue candidato a la alcaldía de Tulancingo por el PANAL, partido con el que sigue manteniendo fuerte vínculos a pesar de buscar ser candidato a la gubernatura por Morena.

El que debe marcar su línea y cuidar las formas, es el dirigente de la Sección XV del SNTE, Luis Enrique Morales Acosta, que debe explicar también el por qué se está permitiendo que sus agremiados con cargos de elección y puestos partidistas, devenguen salarios por lo que no están desempeñando ninguna función educativa.

IDEOLOGÍA AL NIVEL DE “PORFIRIO”

Muchas dudas van a asaltar a la militancia de Morena con este tema de las ocultas “aviadurías” magisteriales, pero más se acrecentarán porque el adicto a las lecturas de los ideólogos mundiales de la izquierda como Marx, Engels, Lenin y hasta el Che Guevara, como se profesa públicamente Caballero Zerón, parece no haber entendido los fundamentos de estos teóricos y ha decidido ponerse al servicio de un político que como Francisco Xavier Berganza, es la antítesis de estos pensadores y revolucionarios.

Valdría recomendarle al ex profesor rural echarle una releída a tales obras para que no vaya a quedarse en el nivel intelectual de su burro “Porfirio”, el mismo que le acompañaba a acarrear agua en su niñez, según ha confesado en entrevista a los medios este hombre que se dice “soldado de Andrés Manuel López Obrador”, pero se pone a las órdenes de un sargento con aspiraciones de “general”.

_

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(74 , 11)