“Perro con hueso en la boca, ni muerde, ni ladra”: Porfirio Díaz

• AMLO pierde el mando
• Desatada ambición de sucesores
• Q. Roo vive sus peores momentos
• Con la mafia criminal no se juega

Redacción MX Político.- Los sexenios conocen de tiempos. La cuesta arriba del inicio, la pretensión de control en los dos primeros años para arribar a un tercero con todos los hilos del poder en la mano. Es entonces cuando se presentan las elecciones intermedias y es justo al cuarto año cuando quienes tienen el mando se saben absolutos. Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador ha jugado con todo y podrían justificarse los meses, el más de un año de pandemia, sin embargo él mismo ha provocado el declive del poder presidencial. Ha expuesto públicamente a quienes considera pueden sucederlo cuando, por otro lado, permite se perciba su intentona de prolongar el mandato a través de ejecutar esa acción, primero, en Arturo Zaldívar. La realidad le ha demostrado con creces al tabasqueño lo erróneo de su fórmula en la designación del gabinete. Ha perdido el control sobre el gobierno y sobre sus hombres y mujeres con sello de lealtad ciega.

Apenas en diciembre se cumplirán tres años de gobierno y en el mero rostro de don Andrés Manuel se presentan las disputas por sucederlo y la atención de la agenda sobre el cúmulo de pendientes está de lado porque, también, finalmente, al Ejecutivo le interesa permanecer haciendo campaña rumbo a quien sabe donde o para la obtención de un poder que no ha sabido retener. Ya llegaron al extremo, los integrantes de una terna con vistas a la sucesión, de presentar a sus equipos, de permitir ver con quienes están contando para hacerle frente primero, a la decisión presidencial y, posteriormente, a las inclinaciones ciudadanas. Ningún ex presidente se ha visto, por un lado, tan desgastado y, por el otro con unos índices de simpatía y respaldo superiores y cada vez menos creíbles.

Se viralizaron nombres y fotografías de los integrantes del supuesto primer círculo de aspirantes con abiertas intenciones de pelear por la candidatura a la presidencia de la República. Dos de ellos enlistados y puestos a la vista por el propio López Obrador. Otro, Ricardo Monreal, auto incluido en la lista, no sin antes manifestar su descontento ante el olvido presidencial. Los de mayor confianza del zacatecano son: sus hermanos, David y Saúl, el primero gobernador electo de Zacatecas y el segundo alcalde reelecto de Fresnillo. El senador poblano Alejando Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda; Mónica Fernández, Martha Lucía Micher, Armando Guadiana, la legisladora quintanarroense Marybel Villegas, Napoleón Gómez Urrutia, el suplente de Monreal y activo morenista Alejando Rojas Díaz Duran y la familia de Arturo Núñez, encabezada ahora por su hijo Néstor Núñez, el ex alcalde de Cuauhtémoc cuya función resultó nefasta.

De entrada, Claudia Sheinbaum ha puesto a trabajar a una docena de ciegos seguidores, al estilo Lopizta: Bertha Lujan, le garantiza presencia permanente en el Consejo Nacional de Morena, pero también todo lo relacionado con quienes integran la cartera de la STy el trabajo para lograr el respaldo de decenas de sindicatos. Rosa Icela Rodríguez es su total incondicional y, respaldada con el nombramiento sobre seguridad con el cual tiene diálogo permanente con muchos gobernadores, hace la roncha para la jefa de gobierno capitalina. Para contrarrestar las antipatías surgidas con la Polevnsky, doña Claudia cuenta con Alfonso Ramírez Cuellar. Mario Delgado, obviamente, va de lleno con su gallo, pero Citlali Hernández, número dos dentro de Morena, está con la Sheinbaum al igual que Martí Batres, Héctor Díaz Polanco y Alfonso Suárez del Real. Aunque no se crea a pie juntillas, también el ex operador estrella de AMLO Gabriel García, aparece en esa lista y ¿lo pone AMLO para iniciar operación “mujer a la presidencia”? Los alcaldes afines son Armando Quintero, Judith Venegas, José Carlos Acosta y Clara Burgada.

A raíz del colapso de la Línea 12 del Metro, varios nombres de sobra conocidos se alejaron del entorno de Marcelo Ebrard, quien sigue encontrando su mayor respaldo en Mario Delgado, cuyo futuro propio está entre interrogantes por las malas cuentas entregadas al Ejecutivo quien, de no haber hecho campaña durante más de medio año, hubiera tenido derrotas significativas con todo y los empujones del narco. Se queda Ebrard con incondicionales cuyas posiciones están dentro de la misma Secretaría y no tienen un esquema de operación ligado en lo electoral. Javier López Cesarin, Vidal Llerenas, Roberto Velasco, Martha Delgado y Maximiliano Reyes Zúñiga. Es asombroso cómo en cuestión de horas, de unos cuantos días, se derrumbó quien se encontraba al frente de quienes aspiran a la sucesión de López Obrador. Incluso en el ánimo popular, los ciudadanos parecían haber olvidado los malos incidentes, las políticas equivocadas de don Marcelo, cuando era solamente “el carnal” y veían con simpatía la posibilidad de convertirse en candidato.

Paradójicamente, estando tan triste su equipo, habiendo sido puesto de lado a raíz de lo sucedido en la Línea 12 del Metro, causando gran júbilo en el ánimo del “doctor Muerte” al irse por el caño la labor realizada en la compra de vacunas y sabiéndose fuera del ánimo de protección del Ejecutivo Federal, don Marcelo tiene una magnífica carta debajo de la manga pues es el único con relación directa con el gobierno de los Estados Unidos y eso cuenta en el presente, sobre todo si tienen éxito sus negociaciones porque a querer o no estaría en primera línea al momento de la sucesión.

QUINTANA ROO, PRESENTE INSOLITO

Para no entrar de lleno en el número ocupado por Quintana Roo dentro de la relación de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, comenzaremos por preguntar acerca de algunos de los cientos de asuntos pendientes. Han pasado años y todavía no se tiene el dictamen final de lo ocurrido con Barcos del Caribe; los accidentes y las muertes registradas en los parques recreativos ligados a una misma sociedad de empresarios poderosos económica y políticamente en la entidad, no se han aclarado y siguen impunes los de Xcaret y Xensess; el silencio alcanzó a los defraudados con juicios laborales cuya finalidad fue el despojo, tanto en departamentos de lujo en Puerto Cancún, como los realizados en las oficinas del Ayuntamiento de Benito Juárez; ningún seguimientos se ha presentado a raíz de las denuncias interpuesta contra jerarcas del Partido Verde.

Tampoco se sabe del final sobre aquella acusación de violación presentada contra el ex procurador Gerardo Amaro Betancourt; ningún avance se registra sobre el caso del diputado federal Luis Alegre y la violencia intrafamiliar denunciada; tampoco existen investigaciones y mucho menos resultados relacionados con la desaparición de trabajadores de la construcción en más de media docena de lugares a los cuales acudieron a solicitar empleo; los llamados cárteles del despojo siguen avanzando y no se ha llegado a ninguna aclaración y mucho menos a la presentación de responsables de los asesinatos y ataques personales e inclusive a las viviendas de funcionarios y candidatos en los últimos seis meses, abarcando en ello el tiempo del proceso electoral.

En el colmo presentan la inauguración de un centro de control policiaco, del C-5 en donde se exhibe la farsa sobre el retiro de Jesús Capella, quien ya con anterioridad y a raíz del caso Florian Tudor, se apareció con gran desparpajo señalando seguía siendo el máximo mando de seguridad en la Entidad. Aprovechó para quitarle la importancia a la puesta en marcha de este inmueble anunciando, ahora sí, su retiro y dejando ver lo hace sin la necesidad ni obligación de rendir cuentas, ni siquiera por los cientos de millones recibidos para dar capacitación a los uniformados. Se va sin recibir ningún castigo por la orden girada en contra de las mujeres agredidas frente al palacio municipal cancunense dentro de una de tantas manifestaciones con la exigencia de justicia y castigo para agresores y asesinos y demando la aparición de sus familiares.

Más de un ciudadano se pregunta el grado de compromiso del gobernador con tres personajes odiados: Jesús Alberto Capella, Oscar Montes de Oca y Juan de la Luz. El poder y dicen hasta la sucesión gubernamental propuesta por el yucateco al mando, surgirán de esa terna si es que desea proteger su libertad. Frente a todo lo anterior, lo cual apenas si es una pequeña parte de lo registrado día con día en el otrora paraíso caribeño ¿albergó en algún momento don Carlos Manuel Joaquín González la esperanza de obtener triunfos en las alcaldías? Llegó el momento de la retirada del joaquinismo, como en su momento lo fue del villanuevismo. Lo peor… se enterraron solos.

DE LOS PASILLOS

Con la mafia, con las organizaciones criminales no se juega y lo registrado el 6 de junio hacer prever no se han dado cuenta, quienes han surgido por ellos apoyados, les esperan días acompañados de terror. El ejemplo está en la agresión en contra del presidente de Columbia y lo lanzado para derribar el helicóptero en el cual viajaba…Solamente Intergralia contabilizó 239 actos violentos relacionados con la política, de los cuales 179 perdieron la vida, el 64 por ciento aspiraban a ser presidentes municipales… Para no juzgar sin datos, Morena obtuvo el triunfo en seis de los 10 estados con la mayor tasa de homicidios dolosos y en la mitad de los municipios con mayor incidencia delictiva…Más valdría no se durmieran en sus laureles los morenistas. Ni ellos, ni ningún partido político, cuenta con aspirantes a suceder a don Andrés Manuel al estilo de la magnífica: sin cosa alguna. Los enlistados por el tabasqueño tienen cola; los aparecidos en el PAN, ahí la llevan y son Ricardo Anaya, Romero Hicks, Diego Sinhue, Mauricio Vila o Francisco Domínguez… Si le parece de risa, en el PRI, por aquello de las gallinas, está Claudia Ruiz Massieu, aunque anda muy movido Enrique de la Madrid…Pero también podrían darse alianzas encabezadas por Luis Donaldo Colosio Riojas o Enrique Alfaro… Ya veremos.

Esperamos sus comentarios al correo: Lilia_arellano@yahoo.com

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(23 , 1)