Redacción MX Político.- Alejandro Moreno dejó en claro a los ex presidentes que lo visitaron este martes, que no dejará la presidencia nacional del PRI, me quedo hasta agosto del 2023, les dijo. El campechano sólo tendría que dejar la dirigencia nacional de ese partido si un juez le declara primero la prisión preventiva y luego la vinculación a proceso por denuncia de la Fiscalía General de la República, que no debe ignorar.

En la reunión que sostuvo antier con los 12 ex presidentes y el coordinador de los Senadores del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, 10 de los presentes le pidieron la bola -como se estila en el béisbol cuando sacan a un pitcher-, pero Alito no se las entregó. Sólo dos no estuvieron de acuerdo con la renuncia, José Antonio Gonzaález Fernández quien tiene un cargo en el CEN y Jorge de la Vega Dominguez que ya está más allá que pa acá.

De los 10 que le exigieron que deje el partido, los más enérgicos fueron Beatriz Paredes, Roberto Madrazo y César Camacho Quiroz -Peña Nieto-, pero no contaban con que Moreno Cárdenas es un auténtico gandalla que está muy bien protegido por los estatutos que él reformó a su modo y que no contemplan la renuncia del presidente.

Entre las canalladas que realizó Alito a su llegada a la dirigencia nacional del PRI, están el haberse agandallado una diputación federal en las listas de representación proporcional. Además negoció la presidencia de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales en San Lázaro. Asimismo le concedió diputaciones a más de la mitad del Comité Ejecutivo Nacional como es el caso la secretaria general, Carolina Viggiano la frustrada aspirante al gobierno de Hidalgo.

En la reunión del martes Madrazo y Camacho le reclamaron que realizó reformas a los estatutos sin consultar a nadie, además del reparto de curules para sus cuates y lo únco que consiguieron es que se olvide de la candidatura presidencial en 2017. Él pensaba alargar su periodo en 2023 con artimañas y montado en la ley electoral que dice que una vez iniciado el proceso electoral no puede haber cambio de dirigentes partidistas.

Pero con todo y sus porquerías, Alejando Moreno no debe olvidar que hay en su contra una denuncia por enriquecimiento inexplicable que lo puede llevar a la cárcel con todo y el fuero del que goza actualmente, el mismo que podría perder con el voto de Morena y sus aliados. ¿De veras Alito cree que está seguro en la presidencia del PRI?

///////

En donde andan muy mal las cosas es en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE en donde la directora general, la doctora Martha Alvarado Ibarra está cometiendo una serie de arbitrariedades como la rescisión de contratos en contra del personal médico con más prestigio y experiencia en la Institución como es el caso del doctor Pedro Jiménez quien sin más fue destituido de su cargo como jefe del servicio de Cirugía Pediátrica. Hay videos en donde el cirujano es sacado por policías de las instalaciones del hospital. Desde que llegó la doctora Alvarado a la dirección del CMN 20 de Noviembre uno de los hospitales mejor ranqueados en el país se ha registrado un retroceso por el trato despótico que les da la directora al personal médico, paramédico y administrativo. ¿Será porque se siente protegida por el director general del ISSSTE Pedro Zenteno?

circuitocerrado@hotmail.com
@HctorMoctezuma1

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(6 , 6)