Redacción MX Político.- Acusar a los estudiantes de medicina de la UNAM de haber rehuido su responsabilidad para atender pacientes Covid-19, además de ser una falsedad -ya la UNAM se los demostró- tiene el tufo de atacarla porque se avecina el relevo del rector. El huésped provisional de Palacio Nacional defiende la contratación de médicos cubanos y asegura que ganarán lo mismo que los mexicanos. No especifica si como internistas o de alta especialidad. Si es verdad lo que dice, lo cual se duda, sería saludable para el gremio conocer el acuerdo firmado, los contratos correspondientes y las ubicaciones en donde estarán “adoctrinando”. La opacidad debe ser rota por la exigencia natural de quienes se sienten desplazados y con razón.

Sin embargo, probablemente ese sea el menor de los males, aunque sea crónico como el cáncer, la diabetes e hipertensión. Mirarle el rostro a Jorge Alcocer Varela, que cobra como secretario de Salud, inflama el hígado.

Decir que «en el IMSS-Bienestar y en el IMSS ordinario, en suma, hay 2,678 plazas vacantes (…) Lo más sobresaliente (es que) esas plazas vacantes se han reiterado durante más de tres años, (a) las cuales los médicos no quieren acudir”.

«Los médicos aducen inseguridad en principio, pero también no buscan estar en lugares remotos del país. Se les olvida lo que es el principal sentimiento y el derecho que tienen los pacientes, el de ser atendidos estén donde estén», reclamó durante la conferencia matutina del pasado martes.

Duda al canto: ¿si las plazas están vacantes desde hace más 3 años, es justamente cuando iniciaba el gobierno y poco después se presentó la pandemia?

Implicaría, necesariamente, que este gobierno hizo “ajustes” en el personal médico que prestaba sus servicios y fueron relevados de sus cargos durante la gestión de Germán Martínez Cázares -el que no quiso ser florero- o bien con su sucesor, Zoé Robledo. O nunca se ocuparon.

Si no se han ocupado las plazas, es necesario conocer en dónde se encuentran las clínicas del IMMS-Bienestar y los hospitales del IMSS. Y frente a la descalificación que no debería sorprender a nadie porque es el sello de la casa, hay que preguntarle al doctor Alcocer si se iría a dar consulta, a operar, a atender a quien más lo necesita a Michoacán, Guanajuato, Tamaulipas, Guerrero, Morelos, Jalisco, Colima, Sonora, Baja California, Veracruz, Nuevo León, Zacatecas o Puebla.

En esas entidades el crimen organizado y el narcotráfico llevan las riendas en decenas de municipios y no hay poder militar ni policíaco que lo impida. Secuestros, al alza como admite la secretaria de Seguridad Pública Ciudadana, homicidios dolosos en igual circunstancia, robo de auto, balaceras en restaurantes, otras en las calles a plena luz del día y, como la orden presidencial es tratar a los asesinos con respeto, porque también “son seres humanos”, el asunto se complica más.

¿Iría usted a cumplir con en el juramento de Hipócrates a alguno de esos sitios?

La respuesta será seguramente negativa, porque usted es un médico con “experiencia” que, por ejemplo, se niega a que sus nietos sean vacunados.

Ah, a cambio tiene el reconocimiento presidencial y le dicen en el Salón Tesorería que cuenta con todo el aprecio del ciudadano que es su jefe y lo nombró en el cargo.

Eso es ser ¡cara dura”, señor doctor.

Y viene la repetición: ¿podrían mostrar los contratos surgidos del acuerdo entre el presidente López y el señor Díaz-Canel?

Saldríamos de la duda y admitiríamos que ganarán lo mismo que sus pares -aunque los nuestros sí saben y se especializan- mexicanos.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

(18 , 9)