Redacción, Noticias MX Político.- Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 será la última vez que la marcha 50 kilómetros vea la luz dentro del calendario de la magna justa, después de 89 años de historia al ser incluida para la edición de Los Ángeles 1932, por lo que el andarín Isaac Antonio Palma Olivares, aseguró tener sentimientos encontrados al saber que esta prueba quedó fuera de los planes de París 2024, pero ser parte de este último recorrido, lo motiva a hacer un destacado papel. 

El originario de Michoacán incursionó en esta prueba para este ciclo olímpico, luego de una amplia trayectoria en 20 kilómetros, categoría en la que participó en Londres 2012, pero aunque se sabe “relativamente nuevo” en esta modalidad, aseguró, tiene las bases para despedirse de ella en el plano olímpico de la mejor manera, al ser un buen momento para recordar a los exponentes nacionales que se han consagrado como Raúl González, Carlos Mercenario y Joel Hernández. 

“Estoy honrado, pero a la vez un poco triste porque es una prueba legendaria en la marcha y en el deporte mexicano, la cual ha dado importantes medallas, ya no se va a volver a caminar como prueba oficial, ahora será de 35 kilómetros, pero me siento muy feliz por ser partícipe de esta última edición de la prueba, eso también me motiva a hacer una participación trascendente en Tokio”, comentó. 

“Esto también es un nuevo reto porque la prueba es totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado a hacer en 20 kilómetros, comparado con muchos competidores que estarán ahí, soy un inexperto en la prueba, pero tengo la capacidad para hacer un buen papel, será un examen importante”, detalló en plática con la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE). 

Ante el reto, Palma Olivares destacó que confiar en su trabajo y entrenamientos es la base para lograr los objetivos, pues ha aprendido a conocer más su cuerpo experimentando sensaciones nuevas al hacer recorridos largos, constantes y extenuantes, pues si bien todo atleta sueña con una medalla olímpica, él se sentirá “satisfecho” si toda su ardua preparación se refleja en el circuito del Parque Sapporo, el próximo 6 de agosto. 

“Estoy muy motivado, me he sentido muy bien en los entrenamientos, creo que mi preparación ha sido adecuada solo falta afinar los detalles para concretar lo que hemos estado trabajando durante mucho tiempo, me sentiría completamente satisfecho si simplemente con lo que he estado trabajando se ve reflejado en la competencia, con eso sería muy feliz”, compartió. 

“He aprendido mucho sobre mi cuerpo, en los entrenamientos tan extenuantes de 50 kilómetros, son sensaciones que nunca había conocido en la prueba de 20, los entrenamientos son sumamente largos, lo que lleva al cuerpo a otro tipo de cansancio y recuperación diferente, la intensidad o los mismos kilómetros te van fortaleciendo”, agregó. 

(14 , 14)