Redacción MX Político.- El boxeador Mourad Aliev reaccionó con indignación cuando el árbitro Andy Mustacchio lo descalificó con cuatro segundos para el final en la segunda ronda tras dar un cabezazo, a lo que el deportista protestó sentándose en la orilla del ring.

El árbitro determinó que Aliev había usado intencionalmente su cabeza para chocar con el oponente británico Frazer Clarke, quien tenía cortes importantes cerca de ambos ojos.

Después de que se anunció el veredicto, Aliev se sentó en la lona justo afuera de las cuerdas y sobre los escalones que conducían al piso de la arena. Permaneció allí inmóvil, y los oficiales del equipo francés se acercaron para hablar con él y le llevaron agua.

Después de más de 30 minutos, los oficiales de boxeo salieron y hablaron con Aliev y el equipo francés. Aliev dejó el sitio y todos entraron a la Kokugikan Arena, pero unos 15 minutos después, regresó y reanudó su protesta en el mismo lugar.

Aliev protestó vocal y enfáticamente inmediatamente después de la pelea, gritando a la arena casi vacía: “¡Todos saben que gané!” También rechazó los intentos de Clarke de calmarlo. Aliev ganó la primera ronda en tres de las tarjetas de puntuación de los cinco jueces en lo que fue una pelea cerrada.

La pelea de Aliev con Clarke fue la pelea final de la sesión de la tarde, lo que significaba que la siguiente pelea no estaba programada para más de tres horas en el Kokugikan Arena.

Aliev y Clarke estuvieron involucrados en una pelea cerrada a lo largo de sus dos rondas, y Aliev pareció inclinarse hacia sus golpes con celo. Clarke, quien se llevó una medalla con la victoria, pensó que la decisión fue justa.

“Sentí que había un par de cabezas entrando allí”, dijo Clarke. “Si fue intencional o no, eso no me corresponde a mí decirlo. … Le dije (a Aliev después) que se calmara. No estás pensando con tu cabeza. Estás pensando con tu corazón. Sé que es difícil, pero lo mejor es volver al vestidor”.

(42 , 1)