Redacción Oaxaca Político / El Imparcial de Oaxaca.- Tras la caída del fresno de Morelos, árbol cuya plantación se atribuye al general José María Morelos y para el cual el artista Francisco Toledo donó una reja, el especialista Jorge Luis Cruz Alvarado teme que el próximo ejemplar emblemático de la ciudad de Oaxaca en caer sea el higo de Morelos.

El arborista y fundador de Oaxaca Fértil señala que, como este y otros ejemplares emblemáticos o notables, el arbolado de la ciudad de Oaxaca se encuentra en un estado de deterioro a causa de la falta de un plan de manejo integral que garantice un óptimo desarrollo en este entorno.

La falta de visión y de recursos gubernamentales enfocados hacia el medio ambiente son las causas a las que el especialista en plagas atribuye la muerte de árboles centenarios o de varios años y décadas en la capital, tanto las palmeras afectadas por la plaga de picudo como de los que padecen del muérdago y otras plagas.

Cruz Alvarado ha señalado en otras ocasiones cómo la falta de atención, de un censo, entre otros factores como un plan de manejo integral del arbolado han hecho que tan sólo en el Centro Histórico al menos 600 ejemplares tengan alguna afectación.

El arbolado urbano está mal porque se le ha permitido un crecimiento natural y ese se da en la montaña o el campo. En la ciudad debe haber un plan de manejo para que el crecimiento sea dirigido, donde no dañe edificaciones, no tape la visibilidad, no se le permita un crecimiento excesivo”, subraya Cruz Alvarado, quien descarta que sean las lluvias o los vientos los responsables de las caídas de los árboles.

Se requiere un plan de manejo integral para garantizar un óptimo desarrollo del arbolado
Los que realmente están provocando la caída de los árboles es uno (el ser humano), el espacio para poder crecer y las plagas y enfermedades”, apunta el especialista, quien cree que aun con enfermedades y plagas, árboles como los laureles del zócalo pueden sobrevivir y evitar los riesgos a la población si se les atiende.

Activistas como Nazario García, Arnoldo Dámaso y Gerardo Aldeco, del Colectivo de Organizaciones Ambientalistas de Oaxaca, coinciden en gran parte de lo expresado por Oaxaca Fértil. Incluso, días antes de la caída del Fresno de Morelos (datado de 1812) y la centenaria copa de oro que lo rodeaba, habían señalado que más del 90 por ciento de los árboles de parques y jardines está afectado por el muérdago y plagas.

Y al igual que Cruz Alvarado advierten de riesgos para más árboles si no se atienden urgentemente con podas inteligentes o tratamientos fitosanitarios. Entre estos a los laureles del zócalo, en donde habitualmente se realizaban y se han retomado los conciertos dominicales y los miércoles de danzón.

Un plan de manejo integral y la no plantación de especies ajenas al territorio oaxaqueño o a espacios en donde no se pueden desarrollar, son otras de las críticas de estos activistas, quienes también cuestionan la plantación a partir de convenios o alianzas con fundaciones como la Harp Helú Oaxaca.

GPP

(21 , 2)