Redacción Oaxaca Político / El Imparcial de Oaxaca.- PERSISTEN DELITOS ELECTORALES

De enero a octubre del 2021, se denunciaron 283 delitos electorales en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de Oaxaca, mientras en el proceso electoral 2020-2021 la entidad oaxaqueña se ubicó en segundo lugar en agresiones contra políticos.

De acuerdo con las cifras del sexto informe sobre Violencia Política en México de Etelekt Consultores, en el periodo en que se desarrolló el pasado proceso electoral del 7 de septiembre del 2020 al 5 de junio del 2021, se contabilizaron 910 agresiones o delitos en contra de personas políticas opositoras a los gobiernos estatales.

De los seis estados con mayores casos, Veracruz encabezó la lista con 132 casos, en segundo lugar se ubicó el estado de Oaxaca en donde se registraron 78 sucesos, le siguió Puebla con 76, Estado de México con 69, Guerrero con 53 y San Luis Potosí con 47.

Durante las Elecciones 2021, Etelekt registró un saldo de 102 víctimas mortales, 36 de ellos aspirantes y candidatos, por lo cual el proceso electoral anterior fue catalogado como el segundo con más víctimas mortales desde el año 2000. Respecto al proceso de 2018, la cifra de víctimas mortales descendió 33%.

Hasta el 5 de junio, en Oaxaca se reportaron 11 asesinatos políticos, divididos en oficialistas y opositores a los gobiernos estatales. Mientras que a nivel nacional de los 36 aspirantes y candidatos asesinados, 31 competían por puestos municipales; 23 por alcaldías, 7 por regidurías y una por sindicatura.

En el Atlas de la Seguridad y Defensa de México 2020, destaca que el proceso electoral 2017-2018 fue el más violento de los últimos cien años. Para la Organización de Estados Americanos (OEA), las elecciones de México en 2018 “se presentaron como uno de los ciclos electorales más violentos en la historia reciente de toda la región”.

De acuerdo con el Indicador de Violencia Política de Etellekt, durante todo el proceso electoral 2017-2018, entre el 8 de septiembre de 2017 y el 1 de julio de 2018, en las 32 entidades federativas y al menos en 440 municipios del país, se perpetraron 774 agresiones (conductas delictivas del fuero común), que dejaron un saldo de 152 asesinatos de actores políticos (funcionarios electos, dirigentes y militantes de partidos, precandidatos y candidatos).

En lo que respecta a la cifra de homicidios dolosos, perdieron la vida en igual número de atentados, 28 precandidatos y 20 candidatos (48 aspirantes en total). De estos 48 aspirantes, siete eran mujeres y 41 hombres.

En este periodo, en Oaxaca se contabilizaron 27 políticos asesinados, segmentados por oficialistas y opositores con respecto a los gobiernos estatales, por lo que también se convirtió para la entidad en el proceso electoral más violento.

GPP

(19 , 5)