Redacción Oaxaca Político / aristeguinoticias.- Un migrante de Senegal, de nombre Dieng M.L., de 36 años, falleció ayer por la tarde en la cárcel municipal de Juchitán, confirmó el presidente municipal, Emilio Montero Pérez, al asegurar que las autoridades de la Fiscalía de Oaxaca ya investigan las causas.

En conferencia de prensa, el mandatario juchiteco informó que la muerte de la persona migrante ocurrió el domingo, horas después de que fuera detenido por la policía municipal al realizar actos violentos durante el desfile deportivo del 20 de noviembre.

De acuerdo con el reporte oficial, el migrante africano fue detenido a las 10:00 de la mañana, y ocho horas después apareció sin vida; personal de Bomberos realizó la verificación y comprobó que ya no tenía signos vitales.

Montero Pérez explicó, que según el reporte policial, el migrante estaba generando disturbios mientras se desarrollaba el desfile, y fueron los profesores quienes solicitaron apoyo de la policía, que lo detuvo y lo recluyó en los separos municipales.

“Nosotros queremos que se investigue y se transparente lo que ocurrió, están las cámaras y pueden checar que no se le dio un trato inhumano a la persona migrante, al contrario, Juchitán es uno de los municipios donde se respetan los derechos humanos de las personas migrantes”.

El munícipe dijo que antes de dar un juicio, esperará el dictamen oficial de las autoridades, quienes están realizando las investigaciones correspondientes.

“No queremos que se satanice ni tampoco que haya malos comentarios, por eso estamos dando la cara, solicitamos el apoyo de la fiscalía y que ellos determinen que ocurrió, estamos en la mejor disposición de coadyuvar”, recalcó.

La Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) inició la carpeta de investigación 39941/FIST/FAMI-IXTEPEC/2022 por el delito de homicidio, luego del hallazgo de una persona sin vida dentro de los separos municipales de Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Tehuantepec.

Además, desplegó a su personal multidisciplinario para que iniciara las primeras indagatorias alrededor del caso, además que la intervención de peritos en diferentes materias será clave para establecer las causas de la muerte.

Es la quinta muerte que ocurre al interior de una cárcel en Oaxaca, la primera y que hasta la fecha sigue impune es el feminicidio de Abigail Hay Urrutia que ocurrió el pasado 19 de agosto, cuando fue detenida por policías municipales presuntamente porque discutía con su pareja y fue llevada a a cárcel, en donde tres horas después fue hallada sin vida.

El segundo deceso ocurrió en los separos municipales de Huatulco; una persona identificada como Jaime H. O fue detenida por la policía municipal y falleció horas después debido a un golpe en la cabeza.

La tercera muerte ocurrió el pasado 10 de septiembre, cuando un hombre identificado por las iniciales I.C.C. fue hallado aparentemente sin vida en la cárcel municipal de Santa Catarina Juquila, Oaxaca confirmaron las autoridades de justicia.

Y el cuarto deceso fue el pasado 14 de octubre, cuando un hombre de 30 años de edad de nombre Raúl F.J.S falleció presuntamente en la cárcel municipal de Tlalixtac de Cabrera, Oaxaca horas antes había sido detenido por la policía local acusado de robar al interior de una vivienda.

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) ha condenado estos cuatro decesos y señaló que tiene un registro de 17 casos desde el 2015 a la fecha, sin incluir aún el más reciente ocurrido en Juchitán, Oaxaca.

GPP

(3 , 3)