Redacción Oaxaca Político / NVI Noticias.- En el 2021 la población privada de su libertad en Oaxaca ascendió a 5 mil 700, de las cuales 200 son mujeres y 5 mil 500 hombres, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL 2021), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Informa que el 49.5 por ciento de las detenciones en la entidad fueron realizadas por la policía ministerial o judicial, en tanto la policía municipal llevó a cabo el 20.6 por ciento de las aprehensiones, a la policía estatal correspondió el 9.2 por ciento y a la policía federal o Guardia Nacional el 2.6 por ciento.

Sin embargo, el 38.7 por ciento de la población privada de la libertad en el estado denunció haber sufrido algún acto de violencia física, realizada o permitida, por la policía o la autoridad después de la detención; el 59.0 por ciento denunció violencia psicológica; y la ENPOL 2021 estima que el 46 por ciento de la población que se encontró privada de su libertad declaró haber sufrido despojo o robo de dinero o pertenencias por parte de la autoridad que los detuvo.

De este 47 por ciento declaró que la autoridad le robó, en dinero o pertenencias, más de 5 mil pesos.

Presión y amenazas 

La violencia psicológica pudo haber consistido en incomunicación o aislamiento, insultos, la amenaza de levantarle cargos falsos, desvestirla, la amenaza de hacerle daño, vendarle los ojos, entre otras.

También cita que en Oaxaca el 15.4 por ciento de la población privada de la libertad denunció haber recibido presiones o amenazas para declararse culpable.

El documento destaca que el 49.0 por ciento de la población privada de su libertad tiene un proceso judicial; prácticamente la mitad de los reclusos.

Además, que solo el 63.1 por ciento han sido sentenciados.

De los que esperan sentencia, el 68.9 por ciento tienen más de un año recluidos en el penal.

La encuesta señala que el 64.5 por ciento de la población privada de su libertad a nivel nacional mencionó haber sufrido algún acto de violencia, realizado o permitido por la policía o la autoridad después de la detención hasta antes de llegar al Ministerio Público.

Mientras el 45.8 por ciento señaló haber sido incomunicada o aislada después de la detención, en tanto 39.2 por ciento manifestó haber sido amenazada con levantarle cargos falsos.

Por otra parte, en la entidad de la población privada de su libertad el 11.7 por ciento, es decir 627 personas, señaló haber sido sentenciada por algún delito de manera previa a su reclusión actual.

GPP

(28 , 1)