*¿Dónde está la voz de Raúl Bolaños, Susana Harp, Salomón Jara, Narcedalia y Luis Antonio Ramírez, Adelfo Regino, Benjamín Robles, Eufrosina Cruz, Alejandro Avilés, Mariana Benítez, Samuel Gurrión, Naty Díaz, Aurora López, Pepetoño Estefan, Eviel Pérez y Paco Villareal?

*¿Acaso no les interesan sus votos a favor o “votos de castigo”, a pesar que una simple operación aritmética pone de manifiesto el efecto multiplicador de los despedidos por los miembros de su familia nuclear que aumenta exponencialmente con los votos de su familia ampliada?

Con la proverbial frivolidad que caracteriza el lenguaje picaresco de los políticos oaxaqueños en víspera de las elecciones a gobernador en 2010, Ulises Ruiz Ortiz llamó “aspirinas” a los seis suspirantes a la gubernatura.

La novela picaresca postmoderna de la realidad política nacional y estatal está, ahora, nutrida desde muchas partes, pero la más peligrosa en nuestra idiosincrasia es en la que tendemos a premiar precisamente al pícaro, al que la hace.

La tendencia popular no es a aborrecer al funcionario ladrón, sino a alentarlos a que roben pero que hagan algo o a quienes, flagrante y reiteradamente, violan la ley, roban, esconden información, son poco transparentes en la utilización de los recursos, etcétera.

Parece mentira o muy difícil de creer ver el apoyo popular de las grandes masas a este tipo de personajes, premiando el hecho que no los puedan sancionar en lo que todos sabemos que están haciendo. 

La frase de antología que legó el ex gobernador mixteco viene como “anillo al dedo” para preguntar por qué las actuales “aspirinas” a gobernador o gobernadora no apoyan a los 2200 trabajadores eventuales despedidos en Salud. 

¿Dónde está la voz del senador verde Raúl Bolaños Cacho Cué, de la senadora morena Susana Harp Iturribarría, del senador moreno Salomón Jara Cruz, de los primores Narcedalia y Luis Antonio Ramírez Pineda?

El director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) más que todos está doblemente comprometido a apoyar a los médicos, enfermeras y demás trabajadores despedidos.

Y la voz del panista-moreno Adelfo Regino Montes o bien, de los petistas-morenos Ángel Benjamín Robles Montoya y su esposa, socia y cómplice, Maribel Martínez Ruiz, y la prianista Eufrosina Cruz Mendoza.

Hasta el momento tampoco han dicho esta boca es mía, el priista Alejandro Avilés Álvarez, eterno plurinominal al igual que Eufrosina, la priista Mariana Benítez Tiburcio o el también prianista Samuel Gurrión Matías.

Los 2200 trabajadores eventuales despedidos de los Servicios de Salud esperan el apoyo moral y político de la dirigente estatal panista Antonia Natividad Díaz Jiménez, y de la diputada verde Aurora La camionera López Acevedo.

Y, desde luego, de José Antonio Estefan Garfias y del dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional Eviel Pérez Magaña, así como del también priista Francisco Ángel Villareal más los que se acumulen.

¿Dónde quedó la visión y sensibilidad política, la vocación y compromiso social de servicio y solidaridad de los políticos de los siete partidos nacionales, PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, Movimiento Ciudadano, Morena,  y del local PUP? 

¿Acaso no les interesan los votos a favor de los trabajadores despedidos o sus “votos de castigo”, a pesar que una simple operación aritmética pone de manifiesto el efecto multiplicador de los mismos por los miembros de su familia nuclear que aumenta con los votos de su familia ampliada?

A esos miles de “votos de castigo”, obligada y necesariamente, se sumarán otros miles más de las madres y padres de los niños con cáncer, así como de las mujeres con este padecimiento y sus familias nucleares y ampliadas.

El colapso financiero por la escandalosa corrupción en los Servicios de Salud de Oaxaca agrava alarmantemente la crisis humanitaria en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña (HNO), que se ha quedado sin médicos y enfermeras especialistas en oncología y sin medicamentos y alimentos.

Los proveedores de alimentos del Hospital de la Niñez Oaxaqueña han dejado de surtir productos por el adeudo que tienen con ellos, reveló Elena García, representante de la asociación civil “Con causa” y madre de familia de niño con cáncer, quien inició la colecta de víveres.

Hoy es oportuno recordar la fundación de la Liga Comunista 23 de Septiembre hace 48 años, el 15 de marzo de 1973 en Guadalajara, llamada así por el asalto al cuartel del Ejército en Madera, Chihuahua, en 1956, porque los “bombazos” guerrilleros o narcos resurgieron en Salamanca y en Chiapas fue detenido otro “bombero”.

El arribo de la izquierda populista al poder presidencial en el gobierno de la 4T con Morena, ha sido descalificado por la guerrilla del Ejército Popular Revolucionario (EPR) liderado por el oaxaqueño Tiburcio Cruz Sánchez o Francisco Cerezo Quiroz, casado con Elodia Canseco Ruiz o Florencia, hermana de Felipe Edgardo, suplente del presidente municipal electo Francisco Martínez Neri.

Las “aspirinas” a gobernador o gobernadora no reparan en el hecho que el movimiento de los trabajadores eventuales despedidos de los Servicios de Salud de Oaxaca puede representar la chispa que incendie el pasto de la seca pradera nacional.

O en el menor de los casos, el nacimiento de una especie de primavera árabe, guardadas las debidas proporciones continentales, dado el creciente hartazgo de la clase media a la que pertenecen los médicos, enfermeras y demás trabajadores de Salud.

La doctora Gabriela Colín, médica del Hospital de Ixtlán, expresó al presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Alejandro Murat su “inconformidad, tristeza, rabia y dolor, por la injusticia laboral que son objeto”.

¡Cuidado con la polarización, división y enfrentamiento entre el propio pueblo por el hartazgo de la ciudadanía por los bloqueos y plantones! Un conductor aventó ayer su automóvil a los ex trabajadores de los Servicios de Salud de Oaxaca que bloqueaban en la ciudad. 

Como era de esperar los trabajadores eventuales despedidos reaccionaron, a su vez, de manera violenta y patearon el automóvil. No deben caer en provocaciones los integrantes del Movimiento Único de Trabajadores Eventuales de los Servicios de Salud de Oaxaca (MUTESSO).

Sólo la lucha pacífica y legal por la defensa de sus derechos garantiza que no sean objeto de represalias legaloides o, peor todavía, reprimidos por las corporaciones policíacas federales y estatales y la Guardia Nacional (GN).

El Movimiento Único de Trabajadores Eventuales de los Servicios de Salud de Oaxaca se ha visto reforzado por el apoyo y participación de sus compañeros formalizados y regularizados y cada vez más sindicalizados que han puesto sus barbas a remojar.

Una acción altamente positiva que mueve el ánimo popular en apoyo de la lucha del MUTESSO es proporcionar consultas gratuitas a la población en general en ciudades de las diversas regiones. Esperemos que lo sigan haciendo. 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

(28 , 28)