Sienten que ese “peligro para México” les amenaza hoy —como sucedió con Juárez, con Madero, con Cárdenas— desde Palacio Nacional. No es que la historia se repita; es que ellos, los conservadores, siguen siendo exactamente iguales.

(65 , 1)