Estoy escribiendo esta columna exactamente el 27 de septiembre, y en esta fecha, pero del año 1921 fue la Consumación de la Independencia de México, tuvieron que pasar 11 años para que nuestro país se considerara independiente de la Corona Española, pero esto no significó que se resolvieran todos los problemas de un día para el otro. Como lo mencioné en mi anterior columna, un personaje importante para que esto se lograra fue Agustín de Iturbide que entró victorioso a la Ciudad de México con el Ejercito Trigarante.

Pero la realidad es que oficialmente el Acta de Independencia del Impero Mexicano fue pronunciada un día después, el 28 de septiembre por la Junta Soberana encabezada por Agustín de Iturbe, y el primer gobierno que tuvo el México independiente fue un sistema imperial abanderado por el personaje ya mencionado. Con esto se terminaron los casi tres siglos del virreinato de la Nueva España y marcaron el nacimiento de una nación soberana.

Lo que me he preguntado siempre es ¿por qué festejamos el inicio de la independencia, si aun no éramos libres en esa fecha? Y creo que la respuesta es asociada al heroísmo de las personas que decidieron empezar una causa. ¿Ustedes qué opinan?

Otro evento que marcó la historia de México fue la Revolución Mexicana iniciada 100 años después de la independencia, es decir en 1910, hubo muchos personajes importantes que lograron remover a Porfirio Díaz del poder, pero que la principal razón no era sacarlo de la silla presidencial, sino adueñarse de ella una vez que cumplieran el objetivo.

Uno de ellos fue Francisco Ignacio Madero, era una persona de familia empresaria en el norte del país, preparado y muy inteligente, de una estatura baja y complexión delgada. Gobernó de 1911 a 1913, lo derrocaron y lo fusiló Victoriano Huerta. Qué raro, ¿no?

Este personaje tuvo la fortuna de conocer a varios revolucionarios como Pancho Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza.

Pancho Villa era un guerrillero el cual derrotó a Victoriano Huerta, y que después luchó contra Venustiano Carranza porque este se adueñó del poder en 1914 (en este año hubo cuatro distintos presidentes Victoriano Huerta, Francisco S. Carbajal, Venustiano Carranza y Eulalio Gutiérrez). Villa era un personaje muy conocido y le pusieron el “Centauro del Norte”.

Venustiano Carranza fue presidente interino de 1914 a 1917, y después en 1917 a 1920 fue presidente de México. En 1916 impulsó la idea de convocar a un congreso constituyente que debía introducir algunas modificaciones en la Carta Magna a de 1857, esta constitución es la que actualmente tenemos rigiéndonos, con sus respectivas modificaciones. De igual manera, la corrupción pública fue uno de los mayores problemas durante el gobierno de Carranza. Se decía entre los ciudadanos que “El Viejo no roba, pero deja robar”, y un nuevo verbo de origen popular, carrancear, fue inventado como un sinónimo de “robar”.
Por último, Emiliano Zapata, también conocido como el “Caudillo del Sur”, su misión era que le regresaran las tierras a las personas a las cuales se las habían robado los ricos, y emprendió una lucha a favor de la tierra. Fue ayudante y cercano del yerno de Porfirio Díaz, Ignacio de la Torre y Mier. Zapata presenció el famoso “baile de los 41”, que en realidad eran 42 pero eso se los dejo para otra columna.

Emiliano Zapata no lo movía el llegar al poder, sino el solo hecho que se hiciera justicia y se regresan las tierras a la gente, esto hizo que luchara de la mano con Madero, pero por necesidad y no por gusto. Era un hombre temido y respetado.

La historia de México está llena de traiciones, muertes, ambiciones personales y contradicciones, pero lo importante es poder informarse, para que poco a poco, uno cree su propio criterio de la historia, porque ya saben lo que dicen “Quien no conoce su historia, está condenada a repetirla”

Nos leemos la próxima semana.

@RogelioBalles

(29 , 29)