Solo si votamos las y los suficientes para que nuestra voz tenga peso de ley habrá en este país —después de décadas de crímenes de Estado atroces— verdad, justicia, reparación del daño y garantía de no repetición del crimen.

(37 , 1)