Fondo tocamos -le respondo a Felipe Calderón- desde que, a balazos, impuso a decenas de miles de jóvenes un solo destino; el horror. Ese horror del que a balazos -como hoy piden muchos que se haga- no habremos de escapar jamás.

(59 , 59)