Bienvenida sea la polarización que a las buenas conciencias tanto espanta; es señal de que estamos vivos. En las circunstancias actuales de México hay que tomar partido; “partido hasta mancharse” como decía el poeta Gabriel Celaya.

(162 , 1)