Llevan años al aire en radio y TV, tienen millones de seguidores. Pueden a su antojo destruir vidas y reputaciones. No pisan jamás las calles. No conceden derecho de réplica a quienes impunemente agravian y tienen el cinismo de fingirse víctimas.

(13 , 2)