Marcharon el domingo las y los iguales; uniformados, reconociéndose, alimentando sus fobias, hermanados por el odio a un hombre y a un proyecto, convencidos de que esas mentiras que repiten, una y otra vez, tienen el peso de dogmas de fe.

(19 , 19)