Hoy, en este país y más allá de lo ideológico, basta con ser decente para ser revolucionario, para ser radical, y es que nadie puede andarse con medias tintas si de combatir la corrupción y la impunidad se trata.

(34 , 34)