Redacción Oaxaca Político / El Universal.- Con indignación ante la mercadotecnia que invade el llamado Mes del Orgullo LGBTIQ+, integrantes de esa comunidad protestaron en las calles de la capital oaxaqueña contra el “pride blanco” y el falso apoyo de las marcas que se visten de arcoíris para incrementar sus ventas.

“El mal llamado pride es un efecto más del blanqueamiento social, de la colonización, de la globalización, del aspiracionismo por parecernos a esos países de primer mundo, que han edificado su riqueza en la muerte, en la explotación de las niñas, niños y mujeres, se sostiene en el empobrecimiento histórico de los ‘otros’,de los llamados países de las periferias, del llamado ‘tercer mundo’, como el nuestro”, señalaron.

En El Llano, quienes se reconocen a sí mismos como parte de la disidencia sexual de la entidad, aseguraron que ser homosexual, ser lesbiana, ser trans, o cualquier entidad que desafíe la norma heterosexual, es cargar con un lastre desde el nacimiento.

No obstante, señalaron que desde el privilegio, los homosexuales blancos, de clases medias, que pueden pagar un gym o una ropa de marca, varoniles, que se explayan en los antros de moda y los centros comerciales, “no saben lo que es ser homosexual afeminado, ser el joto del barrio, o la lesbiana tombo de la familia, o la trans que detiene la policía por caminar y verse sospechosa”.

En México, apuntaron, y en Oaxaca, no existe un registro certero de las muertes de personas LGBTIQ+, aunado a ello, los crímenes de integrantes de esa comunidad, persisten en la opacidad y la injusticia.

“Seguimos siendo asesinadxs en la calle, en los mismos bares que hoy se visten de colores, los gobiernos, que también se cubren de banderas de arcoiris en sus redes sociales y palacios, son indolentes, son ajenos a nuestras problemáticas reales”, detallaron.

El Observatorio Nacional de Crímenes de Odio contra persona LGBTIQ+ detalla que durante la pandemia, al menos cinco personas de la comunidad fueron asesinadas en 2020.

“No existe un pride para el joto indígena, para la lesbiana negra, para la trans que no hace “drag” porque apenas y le alcanza para comer, ¿cómo va a costear los vestidos exóticos y los maquillajes carísimos? “, reprobaron.

GPP

(8 , 8)