Redacción Oaxaca Político / NVI Noticias.- Diputadas y diputados despidieron ayer al titular del Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física Educativa (Iocifed), Adolfo Maldonado Fuentes, con un recuento de denuncias por malversación de fondos, pago de obras no ejecutadas y simulaciones de contratos, entre otras irregularidades.

En su comparecencia ante comisiones, incluso exhibieron fotografías del pésimo estado en que se encuentran sus oficinas, con plafones a punto de caer por la humedad, instalaciones eléctricas improvisadas, pisos despedazados, cancelería rota, “porque ni siquiera tuvo la capacidad para tener oficinas dignas”.

Los legisladores reprocharon que su informe tenga como base las inversiones y acciones que el gobierno federal llevó a cabo en la entidad, “porque usted no hizo nada”.

Denunciaron que la Universidad de Sola de Vega tiene un avance físico del 42 por ciento y ya está pagada al ciento por ciento, con 11 millones de pesos; lo mismo pasa en Tuxtepec, donde se pagaron 6 millones de pesos y la obra tiene un avance del 65 por ciento.

“Además, acaba de entregar contratos, en el mes de octubre, y ya están pagados y las obras no se han ejecutado. Por otra parte, ¿díganos qué tiene que ver la dependencia a su cargo con el Centro Gastronómico, donde la dependencia intervino, sí su función es atender la infraestructura educativa?”.

A pesar de que Maldonado Fuentes aseveró que hizo su mejor esfuerzo como titular del Iocifed, los legisladores lamentaron que no haya podido limpiar su imagen, porque la Autoría Superior de la Federación le auditó los recursos que se asignaron al Programa Escuelas al Cien, donde determinaron incumplimientos a las leyes hacendaria, asignaciones de obras directas de manera irregular, entre otras observaciones.

Manifestaron también su inconformidad por no haber sido atendidas sus solicitudes de mobiliario, para las escuelas de los diversos distritos que representan.

“Esto es un ejemplo de la falta de compromiso que tiene con la niñez y la juventud oaxaqueña; por lo tanto, es falso el número de apoyo que plantea en su informe”.

“Las autoridades señalaron al señor Vidal Candelario de exigir entre 20 y 25 mil pesos para autorizar los proyectos en su oficina y no nos diga que no lo sabía. Los contratos se asignaban a sus amigos, entonces las obras no se ejecutaron porque no le llegaron al precio para las validaciones”.

GPP

(70 , 70)