Redacción Oaxaca Político / El Imparcial de Oaxaca.- Debido a que no existe actualmente un plan B u otro sitio alterno para habilitar un basurero emergente para la Zona Metropolitana de Oaxaca (ZMO), el Gobierno del Estado a través de la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso), busca mediar entre la agencia Vicente Gurrero de Zaachila y los municipios conurbados para poder extender la vida útil del basurero.

Helena Iturribarría Rojas, titular de la Semaedeso, destacó que por ahora la única salida a la crisis de la basura, es continuar depositándola en la parte alta de la agencia Vicente Guerrero que desde el pasado miércoles 13 de julio, declaró su cierre parcial debido a la contaminación que genera en el subsuelo.

Si no tenemos un sitio alterno, es difícil cerrar el sitio de disposición final porque vamos a multiplicar ese problema por 25 que son los que depositan, el Gobierno del Estado ha hecho lo que le corresponde en el tema de inversión para el manejo de los residuos que debería de ser una responsabilidad de los ayuntamientos, pero el gobierno lo ha estado haciendo desde un inicio”.

Expuso que la Semaedeso ha contribuido para que se lleven a cabo labores para mantener el relleno sanitario de la manera más controlada posible. “Está saturado sí, la basura ha crecido para arriba, ya es un tipo como pirámide, se ha estado haciendo lo posible para extender su vida útil, pero ya no es seguro, sin embargo, se pueden hacer todavía trabajos adicionales para ganar un poco de tiempo”.

Estamos haciendo las propuestas, pero los acuerdos sociales son muy complicados y eso ha frenado los proyectos alternos de clausura y operación emergente que nos permitiría un tiempo de dos a tres años adicionales, en lo que cada municipio resuelve su problemática, pero para muchos es muy complicado porque ya no tienen espacios”.

Iturribarría Rojas detalló que por el momento los proyectos alternos que se tenían contemplados en San Martín Tilcajete y San Andrés Zautla para la apertura de un nuevo relleno sanitario, se encuentran paralizados por los problemas sociales que genera trasladar un sitio final de desechos.

La parte social es la más difícil, ha habido propuestas, estudios, proyectos ejecutivos y mecanismos de financiamiento, pero siempre es un rotundo no, nadie quiere que se instale un relleno sanitario en su comunidad y es parte del problema, en estos días les hemos dicho a los presidentes municipales de los 25 municipios que nos ayuden a encontrar un terreno con anuencia social, nadie levantó la mano”, apuntó.

GPP

(28 , 2)