Redacción Oaxaca Político / Diario Marca.- Durante la madrugada de este domingo 14 de noviembre, un grupo de inspectores del ayuntamiento capitalino y la policía municipal realizaron el desmantelamiento de estructuras metálicas de puestos ambulantes que instalaron comerciantes invadiendo el zócalo de la Verde Antequera.

En esta tercera fase del operativo denominado como “Alfa”, las fuerzas de seguridad municipal retiraron 60 estructuras metálicas utilizadas por el comercio informal para vender una gran variedad de mercancía.

Los puestos retirados pertenecían a un grupo denominado Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL), quienes comenzaron a instalarse en la zona argumentando una protesta por una supuesta detención de algunos de sus miembros. Sin embargo, con el paso del tiempo aprovecharon para vender mercancía en un espacio destinado a los transeúntes.

En diversas ocasiones miembros de este grupo protagonizaron trifulcas donde se agredieron física y verbalmente por el control de los espacios que se adueñaron para vender sus productos.

De acuerdo con el subdirector de Regulación de la Actividad en Vía Pública, Víctor Hugo Galicia Sarmiento, la decisión de retirar a los ambulantes se dio tras una denuncia al 911 donde se reportó un corto circuito en el registro subterráneo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

puntualizó Hernández López.

El daño causado por la instalación de tomas de luz clandestinas ocupadas por este grupo de ambulantes está documentado y certificado ante un notario, pues hay evidencias de la quema de cables en registros de la CFE. Dichas conexiones irregulares ponían en riesgo la integridad física y patrimonial de más 2,500 personas que diariamente transitan por el lugar.

“La Policía Municipal no regula el comercio en la vía pública, estamos aquí para resguardar el orden, sobre todo para se pueda desarrollar el operativo de manera tranquila, de manera que no se vulnere la paz y el orden”.

Puntualizó Hernández López.

El retiro de los puestos ambulantes de la zona del zócalo de Oaxaca de Juárez se dio tras una serie de  protestas por parte de miembros del comercio establecido, que previo al “Buen Fin”, demandaron el retiro de los puestos callejeros de las calles y de sus espacios de ventas, argumentando que representan una competencia desleal.

Tras el retiro de unos 30 puestos irregulares, la seguridad fue reforzada en la zona con elementos de la Policía Estatal y Policía Municipal para evitar su regreso y garantizar el orden en el Centro Histórico.

GPP

(26 , 26)