Redacción Oaxaca Político / El Universal.- La detención en Estados Unidos de un hombre presuntamente vinculado con el asesinato de tres jóvenes ayuujk originarios de Santo Domingo Tepuxtepec, Sierra Norte de Oaxaca, es una “confirmación de que se trata de una banda de traficantes de coyotes” la que está detrás del crimen, afirmó el activista Joaquín Galván.

La Policía de Phoenix, Arizona, informó este jueves sobre la detención de una persona identificada como Juan Vargas, por el asesinato de Isauro, Herminio y Abimael, este último de 16 años, cuyos cuerpos fueron encontrados en un lote de esa ciudad estadounidense.

“Ellos migraron por necesidad, como la mayoría, se desplazaron de su comunidad por la falta de oportunidad, pero al trasladarse, trataron de emprender esta vida de mayores oportunidades, lo que todo arroja a este momento, en su traslado de Phoenix a Milwaukee, tuvieron el desfortunio de que la persona que los estaba trasladando tenían problemas con una banda antagónica y los jóvenes quedaron enmedio”, afirmó Galván.

El activista cercano a los familiares de los jóvenes, afirmó que esta red de trata de personas, que no ha sido confirmada por las autoridades de México ni de Estados Unidos, tendría conexiones que llegan hasta Santo Domingo Tepuxtepec, según datos que familiares y personas cercanas al caso han reunido.

La Policía de Phoenix informó que continúa las investigaciones por el multihomicidio, por lo que ha dado información muy puntual hasta el momento.

Galván detalló que las autoridades consulares ya están en contacto directo con las familias, a quienes están proporcionando información actualizada sobre los trámites para la repatriación de los cuerpos, que llegarían a México a más tardar el 15 de marzo; no obstante, depende de la investigación.

Desde que se supo de la muerte de los tres jóvenes, cuyos cuerpos fueron hallados el 20 de febrero pasado con signos de tortura al Oeste de Phoenix, de acuerdo con el reporte policial, múltiples autoridades mexicanas se han pronunciado al respecto, entre ellas el presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Consulado de México en Phoenix y el Congreso de Oaxaca.

Luego de la detención de Juan Vargas, un juez determinó una fianza de 3 millones de dólares en efectivo, de acuerdo con la cadena de noticias estadounidense NBC; y aunque Vargas pidió al juez que lo liberara, bajo el argumento de que su madre estaba enferma, el juez determinó que representaba un riesgo un riesgo para la comunidad y negó su solicitud.

Tras dar a conocer el caso en medios nacionales, el activista Joaquín Galván denunció que su vida y la de dos familiares de los jóvenes asesinados estaba bajo amenaza y solicitó ser protegido bajo el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos.

El caso ha puesto en relevancia el tema de los migrantes mexicanos que son asesinados en ciudades estadounidenses.

GPP

(217 , 1)