Redacción Oaxaca Político / El Universal.- La música de una tambora y los ritmos de la cumbia anuncian la fiesta y el fervor en el corazón de Oaxaca. Han pasado casi dos horas desde que cientos de personas aguardan la llegada de Salomón Jara Cruz, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, quien de acuerdo con los primeros conteos del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) concentró más del 60% de la votación para la gubernatura. 

Aferrada a una baranda, Gloria, una mujer de 55 años, muestra una pequeña credencial con el logo del PT y narra a quienes la rodean que ella conoce a Jara, que trabajó con él y que por eso hoy celebra su triunfo. “Yo trabajé con él, por eso conocía al Presidente”, relata con emoción y como ella, los cercanos celebran. 

“Por primera vez Morena está ganando en Oaxaca, por primera vez el corazón decidió, y nuestro corazón late a la izquierda”, repite una y otra vez una pareja de jóvenes en el templete, desde donde se pide paciencia a los presentes y se anuncia la llegada en calenda del virtual ganador.

Los jóvenes presumen en el micrófono que Jara Cruz es el “favorito” del “cabecita de algodón” y la multitud estalla en aplausos. Repiten, además, una frase que se ha convertido en sello de las múltiples visitas del Presidente Andrés Manuel López Obrador y ahora ha sido asimilada por el morenista: “Amor con amor se paga”. 

Dicha frase, explicó en una entrevista previa Salomón Jara a El UNIVERSAL, resumía la predilección de AMLO por Oaxaca, expresada en los megaproyectos y programas que el gobierno federal ha impulsado en el estado. Y que los oaxaqueños agradecen con una simpatía mayúscula.

Es por eso que el virtual ganador sabe que su triunfo, en gran parte, es el pago de una deuda que los oaxaqueños sienten con el Presidente. Y así lo hace saber cuando en su mensaje promete alinearse a los preceptos de la “Cuarta Transformación” y buscar aún más cercanía con el gobierno federal. 

“Gracias, de todo corazón a los que fueron a votar para honrar su compromiso con la democracia, para consolidar la Cuarta Transformación, hoy quedó claro que Oaxaca es Obradorista”, exclama ante un público que explota, baila y festeja. 

Del otro lado de la ciudad, Alejandro Áviles Álvarez, candidato común del PRI y PRD y el más cercano de sus contendientes con poco más de 24% de las preferencias, aceptó su derrota con un mensaje escueto.

“Hay que dar la cara”, dijo el priista al admitir que el pueblo oaxaqueño tomó una decisión. “Hasta el momento los resultados no nos favorecen, y no son positivos para el partido, pero tengo que dar la cara como hombre, como priista”, finalizó.

GPP

(25 , 25)