Redacción, Noticias MX Político. –  Zoé Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), confirmó que no hubo forma de controlar la inundación que ocurrió en el hospital de Tula por la inundación del pasado 6 de septiembre.

Según López – Dóriga Digital, durante su comparecencia ante el Senado como parte de la Glosa del Informe de Gobierno, Robledo detalló que no hubo manera de ser advertidos sobre el riesgo en el hospital.

Señaló que en el hospital había 25 pacientes en terapia intensiva por COVID-19 y que en ese momento se trataba de un hospital híbrido debido a la pandemia.

Zoé Robledo indicó que actualmente hay una investigación penal y se brindan los requerimientos que ha formulado la agencia del Ministerio Público para el esclarecimiento de los hechos.

Sobre la investigación que se abrió contra el personal médico del hospital, confirmó que no se encontraron elementos para sancionar a los trabajadores de turno.

JAM

(14 , 1)