Durante la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador por Guerrero, un grupo de reporteros protestó ayer frente al mandatario en la ciudad de Chilpancingo para exigir justicia por el asesinato de 19 periodistas, seis de ellos durante la administración del gobernador priista Héctor Astudillo Flores, y que a la fecha siguen impunes.

También denunciaron que la colusión de autoridades de los tres niveles de gobierno y el Ejército con grupos paramilitares que operan impunemente en la entidad, han silenciado regiones completas y desplazado de forma forzada desde el año pasado a una decena de periodistas de las ciudades de Chilpancingo, Iguala, Zihuatanejo, Acapulco, Taxco y Chilapa.

Portando pancartas y lanzando consignas, los manifestantes interceptaron la camioneta en la que viajaba el presidente Obrador cuando se trasladaba a la inauguración de un cuartel de la Guardia Nacional sobre la carretera federal México-Acapulco, a la altura del poblado de Petaquillas, municipio de Chilpancingo.

En el lugar se registró un zafarrancho entre reporteros y miembros de la ayudantía de Presidencia que no pasó a mayores, y la escena quedó registrada en diversos videos difundidos en redes sociales donde AMLO presenció el incidente que frenó el avance de la camioneta presidencial por unos momentos.

Denunciaron que el nuevo cuartel de la Guardia Nacional que se inauguró en Chilpancingo se encuentra frente a un retén del grupo paramilitar de Los Ardillos, que dirige la familia del diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez.

(14 , 14)