Redacción MX Político.- Después de dos días de paro, trabajadores de la empresa ICA Fluor comenzaron a ingresar a las instalaciones de la Refinería de Dos Bocas, en Paraíso, de manera tranquila.

Personal de la Secretaría de Marina y de la Policía Estatal supervisó la entrada principal tras los disturbios del miércoles.

Desde las primeras horas del día, se formaron largas filas de obreros que esperaban el comienzo de su turno que concluirá a las 15:00 horas, aunque antes se quedaban hasta las 17:00 horas, lo que era una de sus inconformidades.

En los accesos se les dio prioridad a quienes llevaban sus credenciales, aunque los demás también pudieron entrar después de contestar una serie de preguntas para acreditar que efectivamente son empleados de la compañía.

Sin embargo, a alrededor de las 10:00 horas, un grupo de empleados fue sacado por los mismos policías bajo la explicación de que estaban de “revoltosos”.

Estos se negaban a trabajar porque aseguraban que no había garantía de que les pagaran la semana completa, por lo que se les aplicó una “baja administrativa”.

Uno de los trabajadores reconoció que las cosas estuvieron “tensas” esta semana, pero no acertó a informar si ya hubo una solución a las demandas de quienes se fueron a paro: “creo que ya habló el presidente (Andrés Manuel López Obrador)”, se limitó a decir.

Los operativos de vigilancia se podrían mantener lo que resta de la semana, ante la posibilidad de que nuevos grupos intenten organizar otras protestas, pues oficialmente no se ha sabido de un acuerdo entre los manifestantes e ICA Fluor.

El miércoles hubo un enfrentamiento con antimotines que derivó en la detención de tres personas y dejó cuatro heridos que fueron llevados al hospital, además de decenas de golpeados, aunque su estatus no ha sido actualizado por las autoridades.

Sobre lo ocurrido, el vocero del gobierno del estado, Juan Carlos Castillejos Castillejos, afirmó que hay “apertura permanente” al diálogo, la mediación y conciliación laboral, para coadyuvar al correcto desarrollo de la Refinería Dos Bocas, uno de los proyectos estratégicos nacionales.

Aseguró que la administración estatal es garante de los derechos laborales y sindicales de los trabajadores, y que siempre se mantiene con apertura a recibirlos, escucharlos y conciliar en una mesa de trabajo, sin chantajes, violencia o intento de presionar una relación laboral fuera de un contrato legal.

Aseguró que el Gobierno Federal como responsable de la obra siempre ha respetado todos los compromisos laborales con las empresas y los sindicatos representados.

En este sentido, exhortó a los trabajadores inconformes a recurrir a las vías legales e institucionales para hacer valer sus derechos.

jpob

(7 , 7)