El académico de la UNAM, Roberto Vázquez Campuzano, explicó que aún se desconocen las causas del nuevo brote, pero se investiga si está relacionado con el SARS-CoV-2, el Adenovirus 41 o con algún medicamento.

Redación MX Político.- Luego de clasificar como un evento raro a la hepatitis aguda infantil en el mundo, con casos ya presentes en México, Roberto Vázquez Campuzano, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional autónoma de México (UNAM), “No es algo que se produzca de manera habitual”, dijo el académico, en una nota difundida el sábado por la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM.

El especialista, adscrito al Departamento de Microbiología y Parasitología de la máxima casa de estudios, explicó: “Hasta el momento de los cuatro contagios detectados en México, en el estado de Nuevo León, dos son de hepatitis A (la más común en niños); otro es negativo a todos los virus conocidos para esa enfermedad; y el cuarto todavía está en investigación”.

Detalló que la hepatitis en menores que ha surgido en fechas recientes no es de ninguno de los virus conocidos o de los más frecuentes como hepatitis A, B, C y E. “Ellos no son la causa de la enfermedad”.

Mencionó que aunque no se sabe todavía cómo surgió en el Reino Unido, se manejan varias hipótesis: una indaga si está relacionado con el SARS-CoV-2; otra lo asocia con el adenovirus 41, que se ha aislado en la mayoría de los casos y está vinculada a gastroenteritis.

“En el caso del nuevo brote, se analiza si la hepatitis es causada por la intoxicación con algún medicamento; hasta ahora se manejan varios, como paracetamol, de uso muy frecuente en la pandemia”, pero se continúa indagando, insistió.

También se estudia la relación con el adenovirus 41 que se ha identificado en la sangre, pero todavía no en el hígado. Comentó que un dato que llama la atención de los especialistas es que con la hepatitis causada por el brote no hay transmisión entre familias; el enfermo no contagia, por ejemplo, a sus hermanos. “Esto es raro e implica que tenemos que seguir investigando”, afirmó.

El especialista recordó que el padecimiento es la inflamación del hígado y existen diversas causas que lo producen: la hepatitis medicamentosa es por el consumo de medicinas; la obstructiva por piedras en la vesícula; la alcohólica, debido al abuso de las bebidas alcohólicas; y la infecciosa.

En el caso de los infantes, la mayoría de las hepatitis son producidas por el virus de la hepatitis A, que en nuestro país es común y la principal causa que ataca a menores de cinco años; su prevalencia es alta, del 70 por ciento.

“Es importante que los papás y mamás estén atentos: si los niños tienen diarrea, vómito o un tono amarillo en la piel o en los ojos. En esos casos hay que buscar atención médica”, recomendó.

Además, dijo que hay que seguir las medidas básicas de higiene como lavado de manos, cubrirse con el antebrazo al toser o estornudar, además de mantener las precauciones contra la Covid-19, que también sirven para esta enfermedad.

El experto mencionó que la hepatitis no deja secuelas en los niños, al menos la generada por los virus conocidos. “Atacamos la infección rápidamente; solamente con el virus de hepatitis B, si se adquiere la infección durante los primeros cinco años de vida, la persona se vuelve portadora crónica, lo que significa que vamos a tener la infección toda nuestra vida y podemos desarrollar alguna complicación. Por eso se recomienda que todos los niños menores de un año se vacunen contra la hepatitis B”.

hch

(22 , 7)