Redacción MX Político.- Desde Aguascalientes, Aguascalientes el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, aseguró que dicho partido cumplirá con el compromiso de regresar la mitad de sus prerrogativas este año para que “al gobierno no le falte dinero para comprar la vacuna para todas y todos los mexicanos”.

“Hicimos el compromiso de regresar 800 millones de pesos este año y mensualmente hemos cumplido con lo acordado; durante el mes de noviembre y diciembre solicitaremos la retención de los recursos correspondientes, tal como lo marca nuestro plan financiero. En este sentido, cumpliremos el compromiso con la gente, porque para nosotros primero es la salud de las y los mexicanos. Devolver el dinero, no solo es un acto de congruencia con los principios de Morena, también es una forma de agradecer todo el cariño que el pueblo de México nos ha dado”, señaló Delgado.

Asimismo, subrayó que Morena se hizo sin recursos, gracias al esfuerzo de millones de mexicanos que salieron a tocar casa por casa hasta lograr el despertar de la esperanza del cambio verdadero.

En este sentido, exhortó a los Consejeros Electorales, entre ellos, Lorenzo Cordova, Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) a demostrar que les importa el pueblo de México y por fin, acepten reducir su salario y dejar sus privilegios. Cabe señalar que dichos funcionarios están amparados para ganar más que el presidente de la República, con lo que “claramente están violando la Constitución”.

“Yo le pregunto, desde aquí en Aguascalientes, a ese farsante ¿cuándo va a regresar él los más de dos millones de pesos que gana por encima de lo que gana el presidente de la República? Para tener autoridad política, hay que tener autoridad moral y necesitamos autoridades electorales que defiendan la democracia, como estos farsantes defienden su salario”, concluyó, el lider morenista.

Finalmente, Mario Delgado retó a los demás partidos políticos a impulsar la reforma constitucional propuesta por Morena en la que se plantea la reducción de las prerrogativas de los partidos al 50 por ciento, para así poder “terminar con los despilfarros en la política”.

(10 , 10)