Redacción MX Político.- El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que si no hubiera ganado en 2018, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya estarían en bancarrota, y habría un caos en el país.

“No soy adivino, pero tengo sensibilidad. Si no hubiese cambiado esa política de saqueo, el país estaría hundido, no hubiesen podido enfrentar la pandemia como lo hicimos, hubiese contado muchísimo más vidas, estaría el país destrozado”, dijo López Obrador.

Luego repasó algunos puntos de lo que considera los peores efectos de la reforma energética del sexenio pasado; entre éstos, contratación de gas en exceso y a precios elevados; incumplimiento del plan de construir 12 termoeléctricas; entrega de grandes extensiones en tierra y mar para explotar petróleo, y sólo dos contratos en operación de 110 otorgados.

Nosotros, subrayó López Obrador, no vamos a permitir que Pemex se arruine; mientras estemos en el gobierno vamos a respaldar, lo mismo a la CFE. Sin embargo, fue cuidadoso de no hablar de montos que se darán para el pago de la deuda de Pemex, para evitar especulación de bonos conocidos como fondos buitres.

MH

(16 , 16)