Redacción MX Político.- El magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), José Luis Vargas, dijo que se trata de una intención política vinculada con un ánimo personal del titular, la nueva denuncia ante la FGR que presentó ayer en su contra la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) por enriquecimiento ilícito y posible utilización de empresas fantasma.

“También me queda claro que no es la primera vez que utilizan esa institución para esos fines y precisamente por eso es que el nivel de éxitos en consignaciones que hace esa oficina es prácticamente escaso, porque el hecho de darlo a conocer públicamente a través de los medios corrompe el procedimiento legal, aquí hay un evidente ánimo en contra de un servidor desde la denuncia primigenia”, explicó en entrevista 

Comentó que desde la primera denuncia que se presentó en su contra, acudió al Ministerio Público y mostró todos sus comprobantes de ingresos y declaraciones patrimoniales ante el SAT.

Destacó que cuando se formuló la denuncia de 2012 a 2020, no era funcionario público; sin embargo, para transparentar esa situación presentó la documentación ante el Ministerio Público y al perito técnico fiscal de la FGR, que determinó que sus ingresos y egresos son “perfectamente coincidentes, es decir, que mi patrimonio es ilícito, toda mi actividad antes de ser funcionario público tienen un origen lícito y también las que tiene mi esposa que es una funcionaria de una trasnacional importante”.

Sin embargo, agregó, como el documento del Ministerio Público es contundente en el análisis que hace de mi vida financiera, ahora la UIF presenta una denuncia por lavado de dinero.

Es un delito complejo que nos exige primero tener recursos de procedencia ilícita, llámese de algún tipo de negocio, trata de personas, narcotráfico, sin que ese dinero se busque a través de una empresa o un mecanismo comercial, transformarlo en dinero lícito, y yo no tengo ningún tipo de empresa a mi nombre, nunca excepto mis despachos legales cuando ejercía como abogado,  pero ya están totalmente cerrados”, aseguró.

Pero el hecho de que ahora finque una nueva responsabilidad, indicó, en la que ni siquiera corresponde a mi forma de percibir mi modo de vida, es absolutamente unas ganas de denostar mi imagen y de interferir en el proceso electoral que hoy nos encontramos, toda vez que el Tribunal Electoral en este momento tiene su función más delicada.

“Que nos permitan hacer nuestro trabajo y no andar contestando este tipo de absurdos legales que el señor Nieto me está imputando”, finalizó.

jpob

(9 , 9)