Redacción, Noticias MX Político. –  Agentes de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración (INM) desplegaron un operativo para detener a la caravana de migrantes que partió este viernes de la ciudad de Tonalá, en Chiapas, a bordo de dos camionetas de carga.

Según Latinus, los agentes instalaron su operativo en un punto de revisión ubicado a unos cinco kilómetros de la ciudad de Arriaga, ubicada en los límites con el estado de Oaxaca.

Algunos migrantes accedieron a bajar de los vehículos de manera voluntaria, pero otros se negaron hacerlo y fueron bajados por la fuerza.

Deli Yanet, originaria de Guatemala, aseguró que las autoridades del INM prácticamente “le pasaron por encima” porque no quería soltar a su hija, a quien se iban a llevar y le provocaron una herida en el pie izquierdo sólo porque no quiso bajarse de los vehículos donde sólo viajaban mujeres y niños.

En esa garita migratoria, los agentes mexicanos, que cuentan con equipo antimotines, intentaron obligar a los extranjeros a descender de los vehículos, pero ante la negativa de los migrantes les dieron el paso y les entregaron sus pertenencias.

De acuerdo con Aristeo Taboada, representante estatal del Instituto Nacional de Migración (INM), le marcaron el alto a los vehículos para ofrecer a los migrantes albergue, comida y trabajo. Sin embargo, dijo que se negaron a recibir ayuda y lo único que buscan es llegar a la Ciudad de México para regularizar su estancia en el país.

JAM

(8 , 8)