Redacción MX político.- El Coordinador de las y los senadores del Partido Acción Nacional (PAN), Julen Rementería del Puerto, lamentó una nueva inundación de la Refinería Olmeca, conocida como Dos Bocas, en Tabasco, pues criticó que esta obra magna del Gobierno federal se ha convertido en un “parque acuático” y una ofrenda a los sobrecostos y a la corrupción de la Cuarta Transformación.

“Según López Obrador, el sobrecosto es porque no estaban contemplados el equipamiento, la construcción de un gasoducto, así como integrar plantas petroquímicas. Y ahora qué nos van a decir o a justiciar, ¿que la inundación se dio porque no había el drenaje suficiente?”.

Rementería del Puerto fustigó que de nada sirve que la secretaria de Energía aclare a punta de “twittazos” y de comunicados escuetos que la Refinería en Dos Bocas se encharca a cada rato, pero se seca muy rápido; si al final del día, este problema va a estar pasando siempre por falta de una infraestructura y planeación adecuada que contemplara la temporada de lluvias en esta región del sureste veracruzano.

El senador veracruzano reprochó que la obra que “tentativamente” nos va a costar 16 mil millones de dólares, padece un alarmante sobrecosto superior al 100 por ciento de su proyecto original, pues el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y su gabinete nos mintieron a los mexicanos al asegurarnos en mayo del 2019 que costaría 8 mil millones de pesos, ahora, no sólo nos costará lo doble, sino que presenta severos problemas de inundación.

Las fotografías de la refinería Dos Bocas inundada se han vuelto tendencia en las redes sociales desde el día de ayer, y ante ello el senador hizo referencia a que justo por el tema de inundación, el Gobierno federal dio marcha atrás al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional en México (NAIM) en Texcoco.

“Aún no funciona la Refinería Dos Bocas, pero ya estamos viendo el desastre que es. Una obra nueva ahí, en esa región de Tabasco, sabiendo todo México como llueve ahí”, dijo.

Rementería del Puerto recordó que la factoría fue inaugurada el primero de julio por López Obrador, la secretaria de Energía, Roció Nahle y por medio gabinete e invitados especiales, pues “urgía” presumirle al país un “elefante blanco” que hoy está convertido en un “auténtico manatí”.

“Fue una obra hecha al trancazo: Con prisas, sin planeación, sin estudios ambientales y técnicos sobre la viabilidad de la obra. Tenemos como acto de fe y catálogo de buena voluntad que en el 2023 o en un futuro cercano empezará a refinar 340 mil barriles diarios de petróleo, pero de mientras, la madre naturaleza nos ha demostrado que hay fallas de estructura y de fondo en esta obra realizada por puro capricho presidencial”, concluyó.

(28 , 28)